Autores Publicaciones por Candela Sande

Candela Sande

240 MENSAJES 0 Comentarios
Traductora, inconformista, muy suya, amante del periodismo con y sin papel, y sobre todo lectora: ésa es su verdadera vocación. Y por ese orden: primero leer y luego escribir.

Donald Trump no es el primer presidente americano al que la prensa de prestigio le declara la guerra; pero sí es el primero en aceptar el reto y devolverles el favor, llamando a los periodistas de campanillas de todo menos bonitos.

Si es de justicia que una mayoría de Cataluña decida separarse de España, lo mismo debería aplicarse a un territorio que quiera separarse de Cataluña. Es el pueblo de Batea que quiere integrarse en Aragón.

No es Friedrich Nietzsche exactamente santo de mi devoción, pero hay que reconocer que el hombre tenía puntos, como cuando dijo que la locura, relativamente excepcional en los individuos, es en cambio común en las sociedades.

El Partido Popular Europeo pide sanciones contra Polonia por cargarse la independencia judicial. Pero la Comisión Europea, encargada de castigarle, no es que sea el colmo de la democracia. O acaso ¿ha votado usted a su presidente?

Es triste en la vejez, leía a un taimado comentarista en Twitter, pasar de estar a punto de gobernar el país más poderoso de la tierra a vender camisetas online. La boutade se refería a la incombustible Hillary que aparece en una foto con una camiseta negra con las palabras 'nasty woman'.

En su papel de Savonarola de tres al cuarto, Pablo Iglesias ha presentado un proyecto de un tiránico que ni Stalin o Mao hubieran soñado porque ningún dictadorzuelo se ha atrevido a ir muy lejos legislando la biología.

Eso sí ha sido una 'conjunción planetaria', y no el banal encuentro de Zapatero con Obama en el imaginario de esa otra nulidad, Leyre Pajín. Me refiero a las dos horas y cuarto que compartieron y departieron Donald Trump y Vladimir Putin, a quienes tanto une y tanto separa.

La gélida vesania de las autoridades europeas al decretar la muerte del bebé Charlie Gard contra la voluntad de sus padres es tan reveladora de un régimen inhumano, tan escandalosa, que el grueso de las críticas se están centrando en esa manía homicida y promuerte que caracteriza a nuestras élites.

El último grito en este loco mercado de Occidente es el sexo virtual o por internet: cada vez gana adeptos en los países anglosajones. Y es que acostumbrados a la asepsia del mundo virtual, enfrentarse a la realidad de otra persona, con sus defectos y sus demandas recíprocas es, en muchos casos, un 'bajón'.