Autores Publicaciones por Candela Sande

Candela Sande

189 MENSAJES 0 Comentarios
Traductora, inconformista, muy suya, amante del periodismo con y sin papel, y sobre todo lectora: ésa es su verdadera vocación. Y por ese orden: primero leer y luego escribir.

Nunca hubo juventud tan mansa y aborregada, tan monolítica y obediente, pero su obediencia llega al extremo de acoplarse al molde que le han adjudicado sus mayores, que es el de la rebeldía.

Europa como proyecto, la UE, ha envejecido mal. Y -ahora lo sabemos- nos la lleva pegando mucho tiempo. Aquel comerciar en abierto que dio paso al mercado único y a que no tengamos que enseñar más que el carné desde Lisboa hasta Narvik ocultaba un plan que se nos escamoteó: crear un país, un país enorme, gobernado, si no lo remediamos, por una cábala de eurofuncionarios elegidos por nadie.

He perdido la cuenta del número de veces en que un líder musulmán declara lealmente que están usando el vientre de sus mujeres para extender el Islam en Europa. La última, Erdogan.

Catalunya es una ‘nació’ y hay niños con vulva y niñas con pene; el Islam es una religión de paz, como es un hombre de paz Otegi y, si insistes mucho, veré seis dedos en la mano que me pones delante.

No sabemos si es la opinión personal de don Felipe y doña Letizia, pero lo cierto es que su deseo de que el Gay Pride sea un éxito supone un espaldarazo para la exaltación de lo que los romanos llamaban “amor griego”.

A los niños suecos en su más tierna infancia, con la mente como la cera, a partir del próximo curso van a "enseñarles" a "reconocer" las "noticias falsas" en el cole.

Como experta mundial en ‘progretología’ llego a esta clasificación del progre, ordenados de menor a mayor impermeabilidad a la posibilidad de un cambio de opinión. Procede de una conversación con el maldito Patriarcado -mi marido-.

Quiero ser corresponsal de guerra. En serio, se lo voy a proponer oficialmente a ACTUALL, de una guerra que está todavía en estado tibio, aun no al rojo vivo, pero que ya tiene sus bajas.

Una hace tiempo que dejó de preguntarse dónde está el límite del disparate progre, pero la pasada semana quedé finalmente convencida de algo que sospecho desde hace años: no hay.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Mail-1

Suscríbete a nuestro Brief

Suscríbete a nuestro Brief para recibir las últimas novedades y noticias de nuestro equipo

Gracias, tu subscripción se ha realizado con éxito.