Autores Publicaciones por Francisco Segarra

Francisco Segarra

38 MENSAJES 0 Comentarios
Paco Segarra, escritor, publicitario, estrategia digital. "Preferiría mil veces ser súbdito de un rey que ha jurado mis fueros, que ciudadano de un estado voraz y jacobino como el español". En Twitter @nacionSnivia

España anda sobrada de opiniones y de opinadores. España anda sobrada de palabrería hueca, cómoda, burguesa, pija, roja a ratitos, y atea hasta que aparece la pistola en la sien.

Las marcas se creen que nos pueden callar con "preciosas puestas de sol" -dice Francesc, mi periodista, que "eso es exactamente la publicidad: atardeceres de postal"- y que la preocupación por nuestra información en manos de multinacionales no corre peligro porque "lo digo yo"

Se cree que la revolución implica quemar ciudades, pero la realidad es que el cambio solo puede lograrse con un trabajo duro, eliminando gradualmente las estructuras injustas dominantes y reemplazándolas por comunidades mejores, locales, más pequeñas y más equitativas.

Mañana, hipócritas, igual me hago comunista o anarquista o falangista, que es lo mismo todo, más o menos rojo y negro, arriba o abajo, y salgo a la calle a poner bombas en los bancos y en cualquier dependencia de esa máquina de atracar que se llama Estado.

Y Libia, Yemen, Irak, Afganistan, Yugoslavia, Venezuela, Cuba, Vietnam... Pero Siria, hoy, es el horror. Es el tuit terrible, apocalíptico, de @Nour. El infierno en un tuit.

No es necesario, querida amiga, que me recuerde que su nombre se escribe sin “hache”, como “amor”. Sin embargo, una misma letra puede conferir un significado muy distinto a muy distintas palabras.

Vivimos tiempos de persecución, que es cruenta en muchos sitios; más ladina y sutil, en otros: por ejemplo, en Occidente. En Oriente y Africa, ya saben, los cristianos son asesinados sin piedad.

Para el diablo los conceptos hombre, mujer, paternidad y maternidad son muy relativos y están condicionados por lo que os he enseñado a llamar "cultura", que consiste precisamente en sacralizar todo aquello que no es sagrado y en banalizar lo que, según el Otro, sí lo es.

Este escrito va dirigido a todos aquellos que "admiten la existencia de Dios". En concreto, a los católicos. Más en concreto: a nuestros pastores, los sucesores de los Apóstoles, los señores Obispos. Y soy un padre de familia asqueado por la desunión de los católicos españoles.