Autores Publicaciones por Francisco Segarra

Francisco Segarra

36 MENSAJES 0 Comentarios
Paco Segarra, escritor, publicitario, estrategia digital. "Preferiría mil veces ser súbdito de un rey que ha jurado mis fueros, que ciudadano de un estado voraz y jacobino como el español". En Twitter @nacionSnivia

Se cree que la revolución implica quemar ciudades, pero la realidad es que el cambio solo puede lograrse con un trabajo duro, eliminando gradualmente las estructuras injustas dominantes y reemplazándolas por comunidades mejores, locales, más pequeñas y más equitativas.

Mañana, hipócritas, igual me hago comunista o anarquista o falangista, que es lo mismo todo, más o menos rojo y negro, arriba o abajo, y salgo a la calle a poner bombas en los bancos y en cualquier dependencia de esa máquina de atracar que se llama Estado.

Y Libia, Yemen, Irak, Afganistan, Yugoslavia, Venezuela, Cuba, Vietnam... Pero Siria, hoy, es el horror. Es el tuit terrible, apocalíptico, de @Nour. El infierno en un tuit.

No es necesario, querida amiga, que me recuerde que su nombre se escribe sin “hache”, como “amor”. Sin embargo, una misma letra puede conferir un significado muy distinto a muy distintas palabras.

Vivimos tiempos de persecución, que es cruenta en muchos sitios; más ladina y sutil, en otros: por ejemplo, en Occidente. En Oriente y Africa, ya saben, los cristianos son asesinados sin piedad.

Para el diablo los conceptos hombre, mujer, paternidad y maternidad son muy relativos y están condicionados por lo que os he enseñado a llamar "cultura", que consiste precisamente en sacralizar todo aquello que no es sagrado y en banalizar lo que, según el Otro, sí lo es.

Este escrito va dirigido a todos aquellos que "admiten la existencia de Dios". En concreto, a los católicos. Más en concreto: a nuestros pastores, los sucesores de los Apóstoles, los señores Obispos. Y soy un padre de familia asqueado por la desunión de los católicos españoles.

La muerte de Fidel me sumió en una tristeza gris como esta mañana, y melancólica como todos mis genes. Con Fidel se ha ido uno de los últimos vestigios de mi infancia. Y con Fidel vuelve el recuerdo desesperado de mi padre:

Los americanos hubiesen narrado esta historia produciendo una película como “El Álamo” y se habría convertido en un mito de la patria. John Wayne no me sirve como protagonista de lo nuestro porque era demasiado grandote y demasiado fuerte y demasiado invencible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Mail-1

Suscríbete a nuestro Brief

Suscríbete a nuestro Brief para recibir las últimas novedades y noticias de nuestro equipo

Gracias, tu subscripción se ha realizado con éxito.