Persecución

Persecución

El genocidio cristiano en Oriente Medio y África es una de las formas del horror, a menudo silenciado, en nuestro tiempo. La expansión del terrorismo islamista por Irak, Siria, Libia, Egipto, Túnez o Nigeria está provocando la muerte y el éxodo de decenas de miles de cristianos. La amenaza se extiende a otros países en Asia como Pakistán, Afganistán, China y algunas zonas de la India, donde ser cristiano es asumir un riesgo real de ser asesinado o de perderlo todo. Usamos las mejores fuentes sobre el terreno, en las zonas de mayor peligro, para contar lo que otros medios no están contando sobre la persecución de las comunidades cristianas en las zonas de guerra o de integrismo islamista.

Los enfrentamientos entre los terroristas del Estado Islámico y las fuerzas gubernamentales en Marawi (al sur del país) ha dejado al descubierto la saña y bestialidad que los terroristas islámicos emplean tanto con los fieles como con las estatuas y reliquias de una iglesia a la que prenden fuego.

Cristina Jadaar estuvo secuestrada por el Estado Islámico durante casi tres años, tras la invasión de la llanura del Nínive por el Estado Islámico en 2014. El avance de la liberación paulatina de Mosul ha propiciado que un hombre muslmán avisara de que tenía en su casa a una niña cristiana refugiada.

El patriarca caldeo y sus acompañantes visitaron diversos lugares cristianos como la iglesia caldea del Espíritu Santo, el monasterio caldeo dedicado a San Jorge, la iglesia siro-ortodoxa de San Efrén y la iglesia siro-católica de la Anunciación.

Para conmemorar los diez años del asesinato del padre Ragheed Ganni frente a su iglesia a manos de un grupo de extremistas por odio a la fe en Irak, la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) realizó este 1 de junio una presentación en Roma de un libro sobre su vida.

Esta joven española de 35 años, madre de dos hijos, devota católica y catequista de niños en una parroquia del sur de Madrid se convirtió al cristianismo tras dejar la fe musulmana que aprendió durante su infancia en Arabia Saudí, donde aprendió el Corán.

No es la primera vez que una mujer tan valiente y con tanta experiencia como Ayan Hirsi explica la relación entre la violencia y la religión, pero cada vez que lo hace parece que los políticos no escuchan.

Londres volvió a ser el objetivo del terrorismo yihadista. Eso sí, durante horas la Policía Metropolitana de Londres y los medios de comunicación han hablado de “incidentes”.

En 1995, la misionera de la Congregación de las Hermanas Clarisas Franciscanas, sor Rani María Vattalil, originaria de Kerala, fue asesinada por un joven radical hindú llamado Samundar Singh.

Tras el doble atentado en Londres, el imán Shaikh Mohammad Tawhidi ha asegurado que la izquierda en el Reino Unido está permitiendo que el terrorismo "crezca en nombre de la democracia occidental" y ha asegurado que "está convirtiendo Londres en la nueva Bagdad".