Cristina Cifuentes y José María Alvira
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes y el secretario general de Escuelas Católicas, José María Alvira / Actuall

El secretario general de la organización educativa Escuelas Católicas, José María Alvira, se  muestra preocupado por la imposición ideológica que supone la oleada legislativa favorable a la ideología de género. Y especialmente su enseñanza en las aulas.

En declaraciones a Religión Confidencial, Alvira rechaza las leyes autonómicas de protección contra la discriminación por diversidad sexual y de género, y especialmente su aplicación en los centros educativos. “Una cosa es el respeto máximo a las personas y por supuesto, la no discriminación, y otra la imposición ideológica”.

El secretario general de Escuelas Católicas, entidad que agrupa a 2.048 centros educativos, subraya que sobre este asunto, su organización está en contacto permanente con la Conferencia Episcopal para determinar cuál debe ser la forma de proceder. “Desde nuestros centros defenderemos la antropología cristiana a la vez que mostraremos un profundo respecto a todas las personas. Nuestros centros protegerán los proyectos de educación afectivo-sexual conforme a los principios católicos”, asegura.

El 60% de los padres quieren asignatura de religión

Alvira sostiene que la posición de Escuelas Católicas “es de valentía para defender sus propuestas, pero a la vez prudencia y respeto”. Además respecto al pacto educativo, su organización reclama un gran acuerdo y que se mantenga la asignatura de religión:

“Nuestras peticiones pasan porque se contemple la libertad de enseñanza, que los conciertos educativos sean mejorados para hacer real esa libertad de enseñanza, autonomía de los centros y libertad de los padres para elegir la educación conforme a sus creencias, y en este punto, entra el derecho a la asignatura de religión”.

El secretario general de Escuelas Católicas recuerda que la realidad de este país, que es aconfesional, es que “el 60% de los padres eligen esta asignatura para sus hijos”.

Por último, Alvira cree que el pacto educativo es un deseo de todos, aunque no se antoja una tarea sencilla. “El punto de partida debe ser el artículo 27 de la Constitución en el que se reconoce la libertad de enseñanza y el derecho de los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Te puede interesar:

HazteOir.org envía 1.100 ejemplares diarios de su libro sobre el adoctrinamiento LGTBI

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.