Mark Zuckerberg
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook / Wikimedia

“En Facebook queremos fomentar un lugar de trabajo inclusivo en el que los empleados se sientan cómodos expresando sus opiniones y pudiendo hablar con libertad”. Así se expresa uno de los portavoces de la compañía que dirige Mark Zuckerberg a la hora de referirse a las protestas del 1 de mayo.

Y es que la red social ha dejado muy claro que si sus empleados desean participar en las protestas en favor de la inmigración -o dicho de otra manera, contrarias a Donald Trump-  que tienen lugar el primero de mayo, Día del trabajador, no sancionará a nadie.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Cabe recordar que este día no es festivo en EEUU, ya que los norteamericanos celebran en septiembre el equivalente al 1 de mayo del resto del mundo.

“Estamos realizando diversos esfuerzos para concienciar más sobre las condiciones de empleo, la seguridad y la equidad en EEUU”

“Apoyamos a nuestra gente en el reconocimiento del Día Internacional de los Trabajadores y estamos realizando diversos esfuerzos para concienciar más sobre las condiciones de empleo, la seguridad y la equidad en EEUU”, insistía este portavoz en un comunicado interno, informa bloomberg.

Una decisión libre en una compañía privada pero polémica debido al carácter político de la manifestación. Por no entrar a valorar que ésta no es una práctica habitual en la empresa y que EEUU ya tiene su Día del Trabajador que sí es festivo.

Además, la compañía también dijo que investigará si alguno de los proveedores con los que trabaja emplea ilegalmente a inmigrantes o reprime sus derechos de manifestación de sus empleados.

También te puede interesar:

Facebook censura noticias conservadoras y destaca las progresistas

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.