El exdiputado madrileño del PP, Luis Peral.

Todavía falta un mes para que se comience el Congreso Nacional del Partido Popular y ya se atisban algunos enfrentamientos entre las bases. Al menos las minorías del partido van a luchar por ello, aunque desde la dirección su intención es mostrar unidad de cara a sus votantes.

Una de las grandes batallas que se sigue fraguando entre los populares reside en el tema de los valores: familia y vida. Por ello, el ex parlamentario madrileño Luis Peral –que renunció a su acta a finales de diciembreregistrará una enmienda a la Ponencia de Estatutos en la que reclama que, en el capítulo de derecho de los afiliados, se incorpore un verdadero derecho a votar en conciencia.

Peral pedirá que su partida incluya que se “respeta y ampara el voto en conciencia ejercido por sus militantes en los órganos representativos de los que formen parte en aquellas cuestiones que afectan a sus convicciones más profundas”.

Peral: “La libertad de voto en conciencia es un derecho irrenunciable, cuya vulneración resulta inconcebible”

Y lo justifica en base a la Constitución Española y los ejemplos de las democracias más cercanas: “La libertad de voto en conciencia de los parlamentarios y representantes locales es un derecho reconocido en las Constituciones y en la práctica política de los países occidentales, como Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Australia, entre otros”.

“La libertad de voto en conciencia es un derecho irrenunciable, cuya vulneración resulta inconcebible en un partido democrático en el siglo XXI”, insiste Peral.

  • Derecho de los afiliados. Se reclama incorporar a los Estatutos que el PP “respeta y ampara el voto en conciencia ejercido por sus militantes en los órganos representativos de los que formen parte en aquellas cuestiones que afectan a sus convicciones más profundas”.
  • Democracia occidental. Se recuerda que “la libertad de voto en conciencia de los parlamentarios y representantes locales es un derecho reconocido en las Constituciones y en la práctica política de los países occidentales, como Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Australia”.
  • Rechazo sistemático. El PP ha rechazado esta opción en los dos últimos congresos pero no existía, como ahora, tanta tensión interna por estos asuntos.

Los pro-vida, purgados del PP

Luis Peral ha sido uno de los diputados populares que ha tenido que pagar por votar en conciencia, pero no ha sido el único. En la legislatura pasada, cuando el Gobierno decidió hacer una mini-reforma de la ley del aborto en vez la reforma prometida, diez diputados decidieron votar en conciencia a pesar de las consecuencias.

Para ellos, obligar a las menores de edad a necesitar el permiso de sus padres para poder abortar era un buen paso, pero insuficiente, mas cuando en su programa electoral se incluía un cambio completo de la Ley Aído.

Votaron en conciencia, y todos ellos fueron purgados. Algo parecido a lo que está ocurriendo en Madrid con el Gobierno de Cristina Cifuentes.

En dos de las votaciones más importantes para la presidenta de la comunidad, la de la ley de transexualidad y los vientres de alquiler, tuvo miembros de su partido que votaron en conciencia, y por tanto fueron multados.

Casos como el del propio Luis Peral, o David Pérez -el alcalde de Alcorcón que ahora acusan de machista-, tuvieron que pagar 600 euros ya que para Cifuentes, que dice defender el voto en conciencia, esos asuntos no entraban en el apartado de conciencia.

Y son todos estos ex, los que ahora buscan un debate en el Congreso para cerciorar si tiene sitio o no dentro del partido. En caso contrario, no se descarta la formación de un nuevo partido, pero habrá que esperar a febrero para ver los resultado del enfrentamiento.

También te puede interesar:

¿Se está forjando un nuevo partido a la derecha del PP?

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.