Monica Oltra (Compromiís) y Ximo Puig (PsOE) dirigen la Generalidad Valenciana. /Yputube-PSOE
Monica Oltra (Compromiís) y Ximo Puig (PsOE) dirigen la Generalidad Valenciana. /Yputube-PSOE

El Diario Oficial de la Generalidad Valenciana ha publicado una instrucción de la Consejería de Educación de la que se desprende una serie de acciones obligatorias destinadas a imponer el pensamiento LGTBI en los colegios públicos.

El “Protocolo de acompañamiento para garantizar el derecho a la identidad de género, la expresión de género y la intersexualidad” presupone que “hay un número elevado -sin concretar- de personas que prefieren sacrificar la identidad de género sentida, condicionadas por un ambiente hostil que les impide desarrollarse de forma plena”.

Dicho protocolo ha de ser contemplado por los más importantes instrumentos que rigen el desarrollo de la actividad educativa en un centro, como son el Proyecto educativo del centro, el Plan de Acción Tutorial, el Plan de Convivencia e Igualdad, la Programación de Actividades Extraescolares y Complementarias, así como en los Reglamentos de Régimen Interno.

El protocolo es de aplicación obligatoria en todos los centros públicos de la Generalidad Valenciana y propone una serie de definiciones que deben ser asumidas por todo el personal docente, los alumnos y sus padres.

Entre los conceptos definidos se encuentran: sexo biológico, género, identidad de género, identidad de género divergente, rol de género, orientación sexual, persona trans, persona transexual, proceso de transicion, persona transgénero, persona intersexual, persona cisgénero y transfobia.

“Se promoverán modelos de masculinidad igualitarios contrapuestos a los modelos machistas de dominación imperantes en la sociedad”, dice el protocolo.

Nombre, vestimenta, cuartos de baño…

El protocolo describe a lo largo de siete páginas una serie de actuaciones que, desde la perspectiva descrita, obliga, entre otras, a adoptar las siguientes medidas:

  1. Asesorar al equipo directivo sobre la adquisición de materiales y bibliografía especializada o la impartición de ponencias por parte de expertos.
  2. Modificar la documentación administrativa (listas de clase, informes de evaluación, boletines de notas, sobres de matrícula, identificación del material…) “en consideración al nombre y género con el que se siente identificado el alumno o la alumna”. Pese a ello, advierte que los registros oficales no podrán modificarse hasta que no se complete el proceso en el Registro Civil.
  3. Permitir al alumnado “el acceso a los lavabos y los vestuarios de acuerdo con la identidad de género manifestada“. El protocolo recomienda “estudiar y repensar la disponibilidad y distribución de lavabos de chicos y chicas, o la posibilidad de que sean mixtos”.
  4. Evitar la realización de actividades diferenciadas y “si se produce en algún caso esta diferenciación, el profesor tendrá en consideración el género con que el alumno o alumna se sienta identificado“.
  5. Obligación de los adultos de utilizar un lenguaje “inclusivo” e “igualitario”; “no se permitirán usos lingüísticos discriminatorios ni actitudes arraigadas que puedan ser denigrantes”, según los postulados LGTBI.
  6. En las clases en las que se aborde la explicación del aparato reproductor o la sexualidad será obligatorio incluir “todas las posibilidades anatómicas existentes”.
  7. Asimismo, se censuran los discursos “que presuponen la asignación de un género o una orientación sexual determinada por el sexo biológico”. 
  8. “Se promoverán modelos de masculinidad igualitarios contrapuestos a los modelos machistas de dominación imperantes en la sociedad”.

La Generalidad Valenciana prevé la aplicación del protocolo de “maltrato infantil” si los padres no comparten la pretensión del menor

La familia se convierte, de entrada, en sospechosa

El Protocolo de acompañamiento para garantizar el derecho a la identidad de género, la expresión de género y la intersexualidad, prevé igualmente un protocolo de actuación que establece, de forma preventiva, que la familia es sospechosa de transfobia.

El apartado 6.3.4 dedicado a las “Medidas extraordinarias en caso de detección de indicadores de transfobia” alerta, de forma gráficamente destacada, que hay que realizar una investigación a la familia antes de hablar sobre la situación del alumno:

Previamente a la comunicación del caso a la familia, habrá que estudiar, mediante entrevistas al estudiante y a su familia, si en el ámbito familiar existen indicadores de transfobia o de no aceptación de la situación, para evitar generar un conflicto añadido a la persona víctima de acoso”.

“Si la familia no reconoce la identidad expresada por su hijo o hija”, el protocolo prevé que la Inspección Educativa sea alertada para que intervengan las Unidades de Atención e Intervención e insistan hasta que lo acepten.

Así, el protocolo prevé que se produzcan “tantas reuniones con la familia como sean necesarias” que logren “la adopción por consenso de las medidas que el alumno o alumna requiera”.

En caso contrario, en lo que llaman “casos extremos de no colaboración” la Generalidad Valenciana prevé la aplicación del protocolo de “maltrato infantil” y la notificación a los servicios de bienestar social por un caso de “posible situación de desprotección del menor detectada desde el ámbito educativo”.

Niños vulva pene

Formación a cargo del lobby LGTBI e imposiciones

El protocolo de la Consejería de Educación también prevé la puesta en marcha de acciones de formación que “aborden cuestiones relativas al desarrollo sexual diferente, la identidad de génro, la diversidad LGTBI y la educación afectivo-sexual”.

Los cursos y talleres impartidos por personal externo a los centros  deberán evitar “pseudoinformación basada en mitos, supersticiones o estereotipos”. ¿De qué manera? Contando “con los colectivos LGTBI más representativos y registrados legalmente”.

Para evaluar el resultado de la aplicación de estas medidas, la consejería de Educación prevé evaluar el progreso de los alumnos “en cuanto al conocimiento y la aceptación de la diversidad sexual, familiar y de identidades de género“.

Del mismo modo, vigilará si si se ha mejorado entre el profesorado “el tratamiento educativo de la diversidad sexual, familiar y de identidades de género”.

En la misma línea, será examinado si se ha incorporado en el centro “una línea estratégica sobre coeducación que incluya al igualdad de género, la educación afectivo sexual y el tratamiento de la diversidad sexual, familiar y de identidades de género” que además sea transversal.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".