Los dos ninos se intercambiaron una pulsera como símbolo de amistad
Los dos ninos se intercambiaron una pulsera como símbolo de amistad

Tito Meeus y Otto De Greve tienen siete años y han sido objeto de una suerte de “experimento social”, que ha consistido en simular un enlace civil entre ambos menores en el espacio dedicado a las bodas en el Ayuntamiento de Gante (Bégica).

La pantomiman se repite cada año con la participación de profesores, alumnos y padres del colegio Freinetschool de Boomgaardsuele. Sin embargo, este año han ido más allá, al proponer a los ninos celebrar un conato de ‘boda gay’ entre dos menores varones.

Los dos pequeños bajan la escalera, cogidos de la mano, mientras sus compañeros tiran pompas en lugar de arroz / nieuwsblad.be
Los dos pequeños bajan la escalera, cogidos de la mano, mientras sus compañeros tiran pompas en lugar de arroz / Nieuwsblad.be

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

A esta parodia se ha sumado hasta una funcionaria del Consistorio belga y un nutrido grupo de medios de comunicación, que han difundido el momento en que Tito y Otto se han intercambiado unas pulseras “de la amistad”.

Se conoce que los organizadores son tan conscientes del efecto que esta parafernalia puede producir en la psicología de los menores, que se han visto en la obligación de dulcificar la ‘boda gay’ rebajandolo a una promesa de amistad.

 

Tito y Otto durante la celebración de su boda /nieuwsblad.be
Tito y Otto durante la celebración de su boda / Nieuwsblad.be

Pese a que esta iniciativa juega con la inocencia de los ninos, sorprende que sean los propios padres los que jaleen la iniciativa. Para la madre de uno de los ninos, Otto, se trata de “una experiencia divertida” que los ninos “recordarán cuando sean mayores y decidan casarse, ya sea con un hombre o una mujer”, según ha señalado al diario Het Nieuwsblad.

Por su parte, la profesora de los ninos, Lies Van Maldergem, ha asegurado que el simulacro de unión legal entre dos menores del mismo sexo “no tiene nada que ver con la homosexualidad” (sic). Sin embargo, según recoge Het Nieuwsblad la escuela reconoce la intención de adoctrinar para que “los más pequeños aprendan los usos sociales y la construcción de la sociedad”. 

Así fue la boda gay de dos ninos de siete años en Bélgica / nieuwsblad.be
Padres, ninos y profesores asistieron a la ‘boda’ entre Otto y Tito. / Nieuwsblad.be

Comentarios

Comentarios

Compartir
Abulense de nacimiento y residente en la ciudad que nunca duerme: Madrid. Periodista por vocación y de corazón. Contadora de historias. Se licenció en la Universidad Francisco de Vitoria. Se crió en el Gabinete de Prensa del Partido Popular de Madrid, Punto Radio, Cope y en HazteOír.org . Creció en Lo Comunicas, Intereconomía y en el Departamento de Comunicación de los Colegio Zola. Y ahora disfruta en Actuall.