El arzobispo de Hobart (Tasmania), Julian Porteous, se enfrenta en estos momentos a acciones legales después de que un activista homosexual le haya denunciado por “ofender y humillar” a las parejas del mismo sexo.

El motivo de la denuncia es que el prelado distribuyó en las escuelas católicas de la diócesis australiana un folleto en el que explicaba la doctrina católica sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer. “Queridos amigos, he recibido una notificación de la Oficina del Comisionado contra la Discriminación por una denuncia presentada contra mí por un posible incumplimiento de la Ley contra la discriminación”, informó Porteus a través de Facebook.

El folleto de 18 páginas decía, tal y como recoge LifeSite, que es “gravemente injusto” para los niños, adultos y para la sociedad en general llamar matrimonio a las uniones homosexuales para lo que detalla la doctrina católica sobre la sexualidad y el matrimonio.

El obispo dice que su objetivo era ayudar

El texto asegura además que “la Iglesia Católica se preocupa profundamente por el matrimonio porque es un bien fundamental en sí mismo y base de la existencia humana, una bendición de Dios”.

Sin embargo, el activista homosexual Martine Delaney ha presentado la denuncia en la oficina de discriminación del estado de Tasmania porque a su juicio se humilla a los homosexuales.

Pero el arzobispo Porteus se defiende asegurando que su “objetivo era ayudar a la comunidad católica en la comprensión de la enseñanza de la Iglesia Católica, en un momento en el que debate sobre este asunto es generalizado dentro de la comunidad”. Además, el prelado australiano insiste en que su intención “no era ofender, sino que fue y es, expresar las enseñanzas de la Iglesia Católica”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.