Cifuentes ha puesto en el punto de mira al Colegio Juan Pablo II instigada por el lobby LGTBI Arcópoli /Actuall
Cifuentes ha puesto en el punto de mira al Colegio Juan Pablo II instigada por el lobby LGTBI Arcópoli /Actuall

El colegio Juan Pablo II de Alcorcón mantiene su pulso con el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que multó a su director por discrepar de las leyes LGTBI aprobadas en los últimos meses, en una carta dirigida a las familias de los alumnos.

El centro, propiedad de la Fundación Educatio Servanda, ha iniciado una campaña de recogida de apoyos al director Carlos Martínez, después de anunciar que recurrirá la sanción de 1.000 euros impuesta por la Consejería de Políticas Sociales y Familia.

En el mensaje de apoyo se subraya, por un lado, que Martínez sufre “un ataque a su libertad de expresión y de pensamiento”, al tiempo que reconoce su “valentía” por recurrir la sanción.

Por otro lado, en la campaña se dice “no” a la “imposición totalitaria por ley de cualquier ideología” y “sí” a “la lucha contra la discriminación de cualquier colectivo”.

Aunque la campaña está recien publicitada, es de prever que obtenga un gran apoyo, pues no es la primera que se efectúa. Hace unas semanas, la asociación HazteOir.org ya realizó otra a la que se sumaron más de 70.000 ciudadanos.

¿Qué dice la carta por la que fue sancionado?

La Fundación Educatio Servanda recuerda qué pretendía la carta por la que fue multado el director del colegio y destaca, en esencia, tres de las ideas contenidas en la misiva:

  1. Considera una “barbaridad” que se prescinda “de la ley natural del hombre y el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos”.
  2. Que debe recibir la calificación de “dogmatismo” el “acusar de discriminación a quien piensa diferente”.
  3. Califica de “despropósito” la intención de “imponer una ideología a fuerza de sanciones“.

Una ley que afecta a la libertad de educación

El principal objetivo de la carta fue advertir a las familias sobre una ley que afecta a la educación de sus hijos. El colectivo LGTBI pidió la imputación del director del colegio Juan Pablo II a la Fiscalía pero, al final, el caso quedó archivado.

Por su parte, la Inspección de Educación, a instancias de la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, también desestimó imponer sanción alguna al docente.

Sin embargo, la nueva ley prevé sanciones a quienes piensen diferente.

El colegio, y con él la Fundación Educatio Servanda a la que pertenece, rechaza los ataques y reclama que se respeten las libertades de opinión y de pensamiento recogidas y amparadas por la Constitución.

El caso de este colegio se ha convertido en un icono de la libertad educativa frente a los intentos de imponer un determinado pensamiento en las aulas y de su resolución, puede depender el futuro de miles de alumnos de la enseñanza concertada en la Comunidad de Madrid.

“Sin base científica, con afirmaciones falsas”

Los contenidos a los que se opone el director del Juan Pablo II fueron desvelados por un sacerdote que, recientemente, asistió a una sesión de formación en la que se seguían las pautas de las leyes LGTBI de la Comunidad de Madrid.

“Se están impartiendo sesiones formativas sobre diversidad sexual y de género a niños y adolescentes que en realidad son deformativas. Basadas en la ideología de género, sin base científica, con afirmaciones falsas, perjudican a los niños, como afirma sin ambages la Asociación Americana de Pediatría”, señalaba el sacerdote.

Esta sesión fue igualmente grabada por un reportero de La Contra TV.

También te puede interesar:

Plataforma por las Libertades: “La sanción al colegio Juan Pablo II vulnera la libertad de expresión”

Comentarios

Comentarios