Varios niños juegan entre los escombros de un edificio derruido en la zona de Salah al Din, en los barrios del este de Alepo / (Archivo) EFE
Varios niños juegan entre los escombros de un edificio derruido en la zona de Salah al Din, en los barrios del este de Alepo / (Archivo) EFE

La tragedia de los muchos refugiados parece no tener fin. En especial entre los niños que viajan solos, o acompañados pero sin familia, que una vez desembarcados en Grecia se ven obligados a sufrir horrores para sobrevivir.

Es el caso de muchos menores que se ponen en manos de las mafias para intentar llegar a los países del norte de Europa. Una vez en sus redes, estás mafias los prostituyen por apenas 15 euros mientras esperan una oportunidad de retornar su viaje con vistas a una vida mejor.

Así lo cuenta un informe de Vasileia Digidiki y Jacqueline Bhabhade la universidad de Harvard que recoge The Guardian.

La mayoría de estos niños provienen de países como Siria, Afganistán o Pakistán

“Hay una creciente epidemia de explotación sexual y abuso de niños migrantes en Grecia”, recoge el informe. La mayoría de estos niños provienen de países como Siria, Afganistán o Pakistán, aunque también los hay provenientes de Irak o Irán.

La situación que viven estos refugiados es desesperada. Se endeudan con las mafias para obtener un sitio en alguna patera, terminan varados en Grecia, y sin nadie que les ayude, muchos recurren a lo único que les queda: vender sus cuerpos.

Para Digidiki “esta emergencia no puede ser ignorada. No podemos permanecer inactivos mientras estos niños sufren abusos y se ven obligados a vender sus cuerpos a plena luz del día simplemente para sobrevivir”.

Las altas tasas de las mafias para los viajes impide que muchos puedan pagarlas a pesar de vender sus cuerpos

Las estadísticas destacan que la mayoría de los clientes son hombres de 35 años o más. También se señala que la explotación sexual es alta tanto en el medio urbano como en el rural y que algunos de los ellos se vuelven adictos a las drogas, lo que les lleva aumentar sus deudas con los contrabandistas.

Los contrabandistas a menudo cobran miles de euros para trasladar a los refugiados por toda Europa, por eso, a pesar de que muchos niños vendan sus cuerpos por la oportunidad de un viaje, no alcanzan a pagar las tasas exigidas por las mafias por su elevado coste.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.