Juan Manuel Santos, junto al líder de las FARC y observadores como Ban Ki Moon y Raúl Castro / EFE
Juan Manuel Santos, junto al líder de las FARC y observadores como Ban Ki Moon y Raúl Castro / EFE

Los acuerdos de Paz a los que ha llegado el Gobierno de Colombia con el grupo narcoterrorista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) serán sometidos a referendum el próximo 2 de octubre.

Las posturas a favor y en contra del pacto que se ha alcanzado tras dos años de conversaciones tuteladas por el régimen comunista de los Castro en Cuba, mantiene a la poblacion colombiana entre el deseo de una paz duradera s, y la necesidad de que los crímenes cometidos por las FARC no queden impunes.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Entre los reproches más lógicos que se pueden hacer a los acuerdos, se encuentra la falta de proporcionalidad entre los delitos de lesa humanidad y los reproches penales previstos; otorgar derechos políticos a los terroristas; la entrega incondicional de cinco escaños en el Congreso y otros tantos en el Senado a las FARC, sin recibir ni un voto, durante dos legislaturas; la recepción del 20% de los fondos públicos destinados a los partidos políticos; o que no se exige la devolución de los recursos obtenidos de la extorsión y el delito, según narró a Actuall la senadora colombiana Paola Holguín, miembro del Centro Democrático que lidera el expresidente Álvaro Uribe. 

Por otro lado, también hay voces que rechazan el hecho de que el gobierno esté usando toda su estructura y poder a favor del ‘sí’ en el referendum, mientras niega cualquier tipo de financiación de campaña a los partidarios del ‘no’.

Pero más alla de los puntos turbios del acuerdo de las FARC con el Gobierno colombiano, en los últimos días se ha abierto otro flanco de ataque para lospartidarios de rechazar el acuerdo con los narcorterroristas: el pacto viene trufado de ideología de género. 

Una niña guerrillera de las FARC posa con su arma de guerra. / Flickr
Una niña guerrillera de las FARC posa con su arma de guerra. / Flickr

Enfoque e ideología de género

El “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, presentado el pasado 24 de agosto y cuya firma solemne tendrá lugar el próximo 26 de septiembre en Cartagena de Indias está compuesto por varios documentos que, según se detalla en su página 4 “constituyen un todo indisoluble”.

Esto significa que el plebiscito será para aprobar o rechazar en bloque la redacción del acuerdo sin matices, lo que hace especialmente relevante el hecho de que los textos estén plagados de referencia a la ideología de género, con diferentes expresiones.

Así, el texto habla de forma variada de “enfoque de género”, “enfoque diferencial y de género”, “enfoque diferenciado y de género”, “enfoque  diferencial y perspectiva de género” o “enfoque general de derechos humanos, salud pública, diferenciado y de género”.

En total, la palabra “género” aparece más de 100 veces a lo largo del texto, mientras que no aparecen palabras que pudieran parecer obvias como “terror”, “terrorismo” o aparecen de forma muy poco notable otras como “guerrillas”, dos veces, “libertad” (22) o “narcotráfico” (30).

El acuerdo prevé “la creación, promoción y fortalecimiento de las organizaciones y movimientos sociales de mujeres jovenes y poblacion LGTBI”

¿Ideología de género en un tratado de paz?

La presencia de este tipo de expresiones (y todo el conjunto de ideas y políticas que las acompañan) resulta tan ajena a unos aucerdos de paz que hasta la propia comisión negociadora se vio en la necesidad de elaborar un documento específico al respecto.

Se trata de un trabajo titulado “Preguntas y respuestas sobre enfoque de género en los acuerdos de paz” en el que se señala que su finalidad es que en “la implementación del Acuerdo General y en el desarrollo de los programas de construcción de la paz, hombres, mujeres, homosexuales, heterosexuales y personas con identidad diversa, participen y se beneficien en igualdad de condiciones”.

El documento también señala que se adoptarán medidas para facilitar “la creación, promoción y fortalecimiento de las organizaciones y movimientos sociales de mujeres jovenes y poblacion LGTBI“.

Al parecer, la ideología de género también interviene en la resolución del problema del narcotráfico y del consumo de drogas, según lo pactado, ya que el Programa Nacional de Intervención relativo al consumo de drogas “tendrá un enfoque diferencial y de género para que las acciones que se implementen en materia de consumo respondan a realidades de las consumidoras y los consumidores”.

Por otro lado, se señala que esta perspectiva es necesaria dado que, a su juicio, “no es igual el regreso a la vida civil de un hombre que el de una mujer”. 

Juan Manuel Santos: “Ni el Ministerio de Educación ni el Gobierno nacional han implementado ni han promovido ni van a promoverla llamada ideología de género”

¿Quién ha impulsado esta agenda de género en el acuerdo?

Da la casualidad de que el presidente Juan Manuel Santos el pasado mes de agosto, tras una reunión con altos representantes de  la Iglesia católica en Colombia relacionada con la polémica que desataron unos materiales de formación sexual en las escuelas, aseguró rotundo: “Ni el Ministerio de Educación ni el Gobierno nacional han implementado ni han promovido ni van a promoverla llamada ideología de género”. 

Sin embargo, el jefe de la Delegación del Gobierno para la mesa de conversaciones con la narcoguerrilla, Humberto de la Calle (que presumió de haber liderado la delegación de colombia en la Conferencia sobre Mujer de la ONU El Cairo en 1994) dejó en evidencia a Santos al asegurar, de forma solemne que “la creación y puesta en marcha de la Subcomisión de Género contó con todo el apoyo del Gobierno”.

Asimismo, Calle subrayó que el enfoque de género “es fundamental para que consigamos una paz duradera en Colombia” de tal forma que con el uso del término género y la aplicación de su ideología subyacente, se reivindica una nueva manera de entender la persona, la familia, la sociedad, la libertad, la autonomía, los derechos fundamentales e incluso los deberes de Estado.

Por parte de los narcoterroristas de las FARC, también se ha mostrado partidaria de llenar de ideología de género el acuerdo de paz la comandante de las FARC Victoria Sandino, que también ha formado parte de la subcomisión de género de las conversaciones.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".