David Pérez, alcalde de Alcorcón, se puede convertir en la primera víctima de la inquisición LGTBI que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, está imponiendo a base de leyes.

Leyes como la ‘ley de transexualidad’ o como la última aprobada en la asamblea de Madrid, llamada ‘contra la discriminación LGTBI‘, que elimina la presunción de inocencia o impone la ideología de género en los colegios. Cabe recordar que Pérez se abstuvo en ambas votaciones, lo que le costó dos multas por parte de Cifuentes además de convertirse en el actual blanco del lobby LGTBI.

Y es que durante el pleno del pasado viernes la oposición al completo votó a favor de una reprobación contra el alcalde de Alcocrcón presentada por el PSOE por no ejecutar los acuerdos en materia LGTBI en Alcorcón.

La oposición le dio “un tirón de orejas por no cumplir las mociones del pleno”, según reconocieron estos mismos grupos (nada de homofobia) mientras que los diputados del PP se absentaron de la votación excepto por Susana Mozo, que votó en contra.

Acuerdos incumplidos como no colgar la bandera arcoirirs el día del Orgullo Gay, según denunció Arcopoli (Asociación de Lesbianas, Gais, Transexuales, Bisexuales y Heterosexuales de las Universidades Politécnica y Complutense de Madrid).

Pero, y aquí surgió el problema, esta asociación dedujo que esa reprobación se podía traducir como una condena a Pérez por “homofobia, transfobia y biofobia”.

Reacción del alcalde

David Pérez niega de forma rotunda ser homófobo, y anuncia que demandará a Arcopoli por esas acusaciones. También exigirá a los medios que, haciéndose eco de la nota de prensa de la asociación LGTBI en la que le acusan de lo mismo, rectifiquen. 

También demandará al portavoz de la marca blanca podemita Ganar Alcorcón, Jesús Santos, por asegurar en su perfil de Twitter: “Un alcalde que le reprueban por homófobo y encima se enorgullece de ello”.

Y es que los ataques contra Pérez en las redes sociales no han cesado desde que la oposición le reprobó en el pleno. Como ejemplo más claro está el mensaje que le envió Beatriz Gimeno, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid.

Pero no ha sido la única. Desde la también podemita Irene Montero, la socialista Carla Antonelli o el agitador Facu Díaz a las juventudes socialistas de Tetúan. Pero también ha recibido muchos apoyos, en especial de los habitantes de Alcorcón.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.