La ley LGTBI de Cristina Cifuentes, en connivencia con el lobby homosexualista ya se está cobrando sus primeras víctimas.

Ni libertad de pensamiento ni de expresión ni de conciencia. De todos estos derechos, recogidos en la Constitución, ha privado la asociación Arcopoli a Elena Lorenzo, una coach (entrenadora) que ofrece ayuda a las personas que sienten una atracción no deseada hacia personas del mismo sexo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Cuarenta años después de que Franco muriera y llegase la democracia, la censura vuelve a hacer aparición amparada por las propias instituciones, en este caso por Cristina Cifuentes.

En un comunicado que ha encontrado un gran eco mediático, la asociación LGTBI madrileña ha denunciado ante la Comunidad de Madrid la página web de Elena Lorenzo en la que muestra testimonios de personas que han dejado de sentir atracción hacia personas del mismo sexo y ofrece ayuda a las personas que lo soliciten.

Este grupo LGTB pretende que la Consejería de Familia abra un expediente sancionador y multe a esta mujer y cierre su página web. Sin ser una asociación médica ni científica, Arcopoli hace de juez y de experto asegurando que “las terapias de curación de la homosexualidad son falsas y acientíficas y únicamente juegan con los sentimientos de las personas que sufren por la homofobia que persiste en nuestra sociedad, no por su homosexualidad”.

Este argumento completamente subjetivo es el utilizado por Arcopolis para presentar la denuncia a una Consejería que ya ha anunciado que abrirá una investigación para estudiar la demanda.

El lobby gay por un lado desprecia a las personas que no piensan ni sienten como ellos y además les coarta la libertad a la hora de elegir su “identidad sexual”, término tan utilizado y defendido por ellos cuando les interesa.

Pero es que además son numerosos los estudios científicos que dejan claro que la homosexualidad no es algo “innato” a la persona por lo que la persona puede cambiar esta tendencia.

Arcopoli: “Nuestra labor es construir una sociedad libre e igualitaria, y para ello es preciso hacer desaparecer extraños remedios acientíficos”

Sin embargo, Arcopoli ha denunciado la página de Lorenzo porque no admite que haya personas que decidan dejar de ser homosexuales por elección propia como aparecen en los testimonios que Elena Lorenzo ofrece en sus cursos.

Pese a ello y mostrando una superioridad moral autoconcedida Arcopoli afirma que “nuestra labor es construir una sociedad libre e igualitaria, y para ello es preciso hacer desaparecer extraños remedios acientíficos que más bien parecen recuperados de las épocas más oscuras de nuestra historia”.

Asociaciones como la denunciante se sienten ahora más fuertes que nunca con leyes como la aprobada por Cristina Cifuentes en Madrid y que discrimina a la abrumadora mayoría de la poblacion privilegiando no a los homosexuales sino al lobby LGTBI.

La ley prohíbe que se pueda ayudar de cualquier manera a personas homosexuales a dejar de serlo. Mientras defiende la diversidad y que cualquier persona sea libre de ser gay, la ley impide dejar de serlo.

Pero además, la normativa de la dirigente del Partido Popular introduce la “inversión de la carga de la prueba” por lo que será la propia Elena Lorenzo la que deba demostrar que es inocente y no que sean los denunciantes los que deban demostrar que su acusación y cierta como ocurre por ejemplo en un asesinato, en terrorismo o en un mero robo.

También le puede interesar

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.