Viktor Orbán, primer ministro de Hungría / EFE

Ante el complejo dilema de fomentar la natalidad o abrir las puertas a la inmigración, Hungría está apostando fundamentalmente por lo primero, a diferencia de otros países europeos. Y es que el país ha sufrido los efectos devastadores de la caída de la natalidad y ahora trata de paliarla con medidas de choque.

El primer ministro Viktor Orban tiene claro que la solución para hacer frente al envejecimiento del Viejo Continente es potenciar la maternidad y fortalecer a la familia, comenzando por el matrimonio, que las legislaciones divorcistas han convertido en un contrato devaluado y marginal.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y así lo está haciendo. Sin complejos, ni seguidismos  respecto a la Unión Europea.

Budapest acoge desde el 25 de mayo hasta el 28 el Foro Demográfico sobre el declive de la natalidad y el futuro de la institución familiar y el Congreso Mundial de la Familia.

Y en ese foro el ‘premier’ magiar ha anunciado algunas de las nuevas medidas destinadas a apoyar la familia.

Entre ellas destacan la de destinar el 3,6% del PIB en ayudas a las familias y a la natalidad. “2018 será el año de las familias, necesitamos que haya una tasa de 2,1 niños por mujer en 2030”, declara Orban.

Otra de las nuevas recetas anunciadas por el Ejecutivo será la de incrementar las ayudas a partir del segundo hijo. El objetivo, recalca Orban, es animar a las familias a tener más hijos a partir del segundo.

Y es que la baja natalidad en Hungría es un tema muy preocupante. Actualmente la tasa de natalidad es de 1,4 niños por mujer y el número de la población en términos absolutos ha descendido considerablemente desde 1980: de 10,7 millones de ciudadanos a 9,7 en 2017. Se trata de una bajada más fuerte  incluso que la provocada por la II Guerra Mundial.

Sin vivienda no hay familia

Hace unos días, la embajadora húngara en España, Enikó Gyóri, detalló otras medidas con las que el país centroeuropeo está apostando inequívocamente por la natalidad y la familia, en el II Foro #Stopsuicidiodemográfico celebrado en el diario ABC y organizado por la Asociación de Familias Numerosas de Madrid.

 

Desde 2011 la protección de la familia y la vida están incluidas explícitamente en la Constitución húngara

Una de las medidas se centra en las reducciones fiscales. El gobierno húngaro dispone de una rebaja por familia de 33 euros al mes por un hijo, 82 euros al mes por dos hijos, 322 euros por tres hijos y 430 euros mensuales por cuatro hijos.

Al contrario que en otros países de Europa, el gobierno de Orban detectó el problema y no escondió la cabeza bajo tierra. Todo lo contrario: construyó un discurso de lo más realista: o se afronta la caída de la natalidad con medidas o se recurre a la invasión migratoria.

Eniko Gyori, embajadora de Hungría en España
Eniko Gyori, embajadora de Hungría en España

De modo que no es casualidad que en 2011 la protección de la vida y la familia fueran consagradas en la Constitución. Más tarde se adoptaron medidas desacomplejadas como la promoción del matrimonio, el rechazo del aborto, desgravaciones fiscales para las familias con hijos…

Años después los resultados empiezan a llegar: el número de bodas anuales se ha incrementado en un 20% y la fecundidad de las húngaras ha ascendido ya dos décimas (de 1.2 hijos/mujer a 1.4).

Gyóri, la embajadora húngara, detalló el paquete de medidas adoptadas por el Ejecutivo de Orban:

-Reconocimiento y protección de la familia en la Constitución.

Ayudas para comprar pisos para las familias (hasta 30.000 euros).

-Ampliación de las deducciones fiscales para familias.

Deducción fiscal para los primeros matrimonios.

-Subvención para las madres con niños menores de 3 años.

-Conciliación de la vida laboral y familiar.

-Escuela Infantil gratuita y obligatoria y ampliación de plazas en las guarderías.

-Alimentación infantil gratuita en las Escuelas Primarias y libros escolares gratuitos.

-Bonus por cada nuevo nacimiento.

-Campamentos de verano gratuitos o financiados para los más necesitados.

(Programas Erzsébet)

Te puede interesar:

Europa, capital: Budapest / Tres grandes eventos pro-familia a orillas del Danubio

 

Comentarios

Comentarios