Aquel terrible 11 de diciembre, los dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía Jorge García Tudela e Isidro Gabino San Martín Hernández perdieron la vida por defender la embajada de España en Kabul (Afganistan) en manos de un ataque terrorista talibán.

Tudela y San Martín fueron considerados héroes de guerra y el embajador, Emilio Pérez de Ágreda, colocó en el vestíbulo del edificio una placa que conmemoraba la acción heroica de los dos policías. Sin embargo, ahora ha decidido sin previo aviso y sin ofrecer ninguna razón de peso, retirar dicha placa.

Este desprecio y olvido institucional no ha pasado por alto, un total de 15.200 ciudadanos han pedido, en menos de 48 horas, que se restituya la placa en memoria de los dos policías caídos en acto de servicio en Afganistan.

Ribera: “El embajador de España en Afganistan menosprecia la memoria de dos agentes que dieron la vida como héroes”

A través de una recogida de firmas de la plataforma de HazteOir estos 15.000 ciudadanos han pedido al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso María Dastis, y al embajador de España en Kabul “más respeto para los héroes de Kabul”.

Placa conmemorativa de los dos policías en la embajada de España en Kabul (Afganistan)
Placa conmemorativa de los dos policías en la embajada de España en Kabul (Afganistan)

Para la portavoz de HazteOir.org, Rosana Ribera, con su actuación, “el embajador de España en Afganistan menosprecia la memoria de dos agentes que dieron la vida como héroes defendiéndole a él y a toda la delegación diplomática frente al ataque terrorista”.

La retirada de la placa que recordaba a Jorge García Tudela e Isidro García Sanmartín Hernández de la embajada en Kabul ha indignado a miles de personas. “Son héroes y murieron cumpliendo con su deber. La compensación no puede ser, en ningún caso, el desprecio y el olvido institucional”, asegura Ribera.

Carencias de seguridad 

Cuando se perpetró el atentado en diciembre de 2015, las familias de los agentes fallecidos denunciaron que existían muchas carencias en materia de seguridad y que las reformas solicitadas no se habían llevado a cabo.

El embajador nunca atendió a los policías ni corrigió las deficiencias en las estructuras y en las rutas y horarios del personal

De hecho, durante el asalto ni siquiera sonó la alarma. Por estas razones, señalaron al embajador como responsable de los fallos, ya que nunca atendió a los policías ni corrigió las deficiencias en las estructuras y en las rutas y horarios del personal, pese a los informes del Cuerpo de Seguridad que lo recomendaban.

“Tal vez por eso, el embajador ha retirado la placa con crespones negros y la bandera de España que honra la memoria de estos valientes del lugar de privilegio donde fue colocada. Ahora serán los ciudadanos, con su petición, los que obliguen a restituir la memoria de estos dos valientes”, concluye la portavoz de HazteOir.org.

También te puede interesar

Comentarios

Comentarios