Las Hostias consagradas estaban en el Sagrario robado

Una vez más una iglesia ha sido víctima de un robo y de una posterior profanación de la hostias consagradas. En esta ocasión el suceso se ha producido en la parroquia del Perpetuo Socorro de Huesca después de que unos desconocidos entraran el pasado martes a media tarde y robaran el Sagrario con las sagradas formas en su interior.

El párroco estaba en ese momento en su despacho parroquial por lo que no fue consciente del robo hasta que fue alertado por una feligresa que acudió al templo a rezar el Rosario. Según informa Infocátolica, los ladrones intentaron forzar la puerta de la sacristía para intentar robar el dinero del cepillo aunque finalmente no lo consiguieron.

Un día después del robo los viandantes encontraron en una de las calles de la capital oscense las hostias tiradas por el suelo. Hasta el momento se desconoce la autoría de los hechos.

Comentarios

Comentarios

Compartir