Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, sostiene el bastón de mando/Fuente:EFE.
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, sostiene el bastón de mando/Fuente:EFE.

Las fiestas de la Merced de Barcelona estarán huérfanas este año de la tradicional misa en la basílica y de la procesión que suelen acompañar a este día tan emblemático para la Ciudad Condal.

En el programa de los actos festivos han desaparecidos estas dos celebraciones religiosas dedicadas a la Virgen de la Merced que cada año se llena más de actos meramente ‘festivos’, sin ningún trasfondo religioso, sentido original de la conmemoración.

Eso sí, por ahora se mantiene el nombre original, Festes de la Mercé. Cabe recordar que ya el año pasado no se celebró la tradicional misa, aunque la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se pasó por la basílica para saludar a las autoridades en la puerta del templo.

La procesión se celebrará un acto solemne este viernes, en el que se expondrá en el presbiterio de la basílica la imagen que tradicionalmente recorría la ciudad

La Hermandad de la Madre de Dios de la Merced ha comunicado ya que en vez de la procesión se celebrará un acto solemne este viernes, en el que se expondrá en el presbiterio de la basílica la imagen que tradicionalmente recorría las principales calles del barrio, justo una semana antes de las nuevas celebraciones oficiales.

El arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, presidirá una misa este sábado en honor a la virgen a las diez y media de la mañana. Hasta la llegada de la alcaldesa podemita, que decidió no acudir a la celebración católico, ningún otro regidor había faltado al acto litúrgico, informa Libertad Digital.
Y es que la relación de Colau con el catolicismo no es la más sana posible, y poco a poco la alcaldesa reduce la presencia de los cristianos en todos los actos públicos.

Comentarios

Comentarios

Compartir