La Virgen Dolorosa de Pamplona / pixabay.com

La oleada de laicismo radical no para. Y de nuevo en Pamplona. El traslado de la Virgen Dolorosa desde la iglesia de San Lorenzo a la catedral este pasado viernes no fue respetado por un grupo de radicales que profirieron insultos contra la imagen. “Me cago en la Virgen que es puta”, según recoge el portal Navarra.com.

Cuando la marcha transcurría a la altura del número 75 de la calle Mayor, se escucharon gritos e improperios desde un tercer piso. El grito blasfemo se escuchó con claridad, pero no fue respondido con insulto por ninguno de los fieles que acompañaba la imagen de la Virgen por las calles del centro de la capital navarra.

Desde que la alcaldía de Pamplona está en manos de Bildu, los ataques laicistas se han multiplicado. El más reciente y doloroso quizá fuese el del ‘artista’ Abel Azcona, que expuso en la Sala Conde de Rodezno de la ciudad las fotografías que mostraban cómo tomó 242 hostias consagradas en distintas misas en Madrid y Pamplona y las colocó formando la palabra ‘pederastia’.

Comentarios

Comentarios

Compartir