Capilla de Valencia / EFE

El alcalde de Valencia, que pretende eliminar cualquier símbolo cristiano del cementerio general, ya intentó prohibir la misa de los difuntos que se celebra este próximo domingo. HazteOir.org actuó rápidamente para pedir al alcalde de Valencia, Joan Ribó, que deje de atacar a los cristianos y respete el descanso de los difuntos y las creencias de los ciudadanos. Más de 40.000 personas ya se han movilizado exigiendo la rectificación del alcalde.

El capellán del cementerio general de Valencia, Don Serafín, asegura que el problema irá a más y que el Ayuntamiento no está siendo justo. “¿Quién en un día de tanto dolor va a reparar en solicitar que le pongan la imagen de la Virgen?”, se pregunta. El sacerdote dice que ha visto a una mujer llorando desconsoladamente porque no ha podido tener la imagen de su venerada Virgen de los Desamparados en la capilla del tanatorio en la que reposaban los restos mortales de su marido.

Por el momento no pueden quitar las cruces de las lápidas ni clausurar la capilla principal, pero el sacerdote cree que los nacionalistas de Compromís se han cebado con el tanatorio y el crematorio. El ayuntamiento se basa en que deben ser espacios neutros y decorados a petición de los familiares, según sea su opción, religiosa o laica pero considera que a la mayoría les ocurre como a esta señora. “Se dan cuenta tarde de que han despedido a sus familiares sin el consuelo de la Madre de Dios”, afirma.

A por los cristianos

Don Serafín recuerda que antes se tapaba la simbología cristiana cuando alguien quería tener un rito laico, y no pasaba nada. “Son muy pocos los que solicitan este tipo de ceremonias”, señala. Ahora la intención es que sean los cristianos quienes deban pedir el servicio religioso.

Por el momento han conseguido que la Virgen ya no esté en la capilla del tanatorio desde que comenzó el puente del Pilar. En breve se taparán las vidrieras, decoradas con un motivo de la Ascensión, con una cortina. El crucifijo que preside la capilla correrá la misma suerte. Incluso una donación de la imagen de San Francisco de Borja, que se encontraba en el crematorio, ha sido devuelto a sus dueños.

Don Serafín dice saber que el objetivo de los laicistas de Compromís es clausurar el servicio religioso y cerrar la capilla del cementerio. Cuenta que desde el ayuntamiento ya se han dado pasos en ese sentido. “Si no lo han hecho ya, es porque la presión social es muy fuerte”, concluye el párroco.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacida en Madrid y amante de la lectura. Esta estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos comenzó como fotógrafa en Europa Press y da sus primeros pasos como redactora en el diario Actuall. No hay mejor entrenamiento que la vida misma.