El quinto informe del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia ha contabilizado un total de 187 ataques contra la libertad religiosa, lo que supone doblar la cifra registrada el pasado año, que alcanzó los 91.

Según ha podido conocer Actuall de forma adelantada a la presentación oficial del informe, el mayor número de ataques a lo largo de 2015 (52,9%) han sido los relacionados con marginar el hecho religioso de la vida pública, con casi un centenar de casos.

Pese a todo , lo que más preocupa al Observatorio es el importante aumento de las agresiones directas contra lugares de culto y, en especial, contra creyentes por el hecho de serlo.

Así, las agresiones contra parroquias, mezquitas, sinagogas y santuarios, que suponen el 17,6% el pasado año, han aumentado un 350%, mientras que los casos de violencia física contra creyentes se han triplicado.

El 86% de los ataques en España contra la libertad religiosa en 2015 se produjeron contra los cristianos, en su inmensa mayoría católicos

La mayoría de los ataques, contra los cristianos

De los 187 ataques perpetrados contra la libertad religiosa en España, el 86% se produjeron contra cristianos, sus templos o simbología. Además de agresiones comunes a todas las confesiones cristianas, han sido los católicos los que más han sufrido el zarpazo laicista.

Nada menos que 173 ataques se produjeron contra los católicos, lo que supone un 73% del total global de agresiones. Musulmanes y judíos han sufrido 8 y 7 ataques respectivamente a lo largo del año 2015.

“La libertad religiosa está amenazada”

La presidenta del Observatorio poara la Libertad Religiosa y de Conciencia sostiene que estos datos “reflejan que la libertad religiosa está amenazada” y que “el miedo a manifestar las propias creencias crece” en nuestro país.

A su parecer, el “laicismo agresivo” que han practicado a lo largo del año de forma intensificada “grupos minoritarios” está “impulsado por determinados partidos políticos”, lo que provoca que se margine la religi´ñon de la vida pública y se ridiculice a los creyentes.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".