Sustituir las cruces por símbolos que miren a La Meca. Esto no lo ha ordenado un gobierno laicista ni un partido de extrema izquierda ni siquiera un grupo islamista. Lo ha hecho precisamente una religiosa cristiana, concretamente Eva Brunne, obispa de Estocolmo de la luterana iglesia nacional sueca.

Según informa SVT, la televisión pública del país escandinavo, la obispa quiere atraer a los cientos de miles de musulmanes que hay en Suecia y para ello no ha dudado en sacrificar los propios símbolos cristianos. Es lo que va a hacer en la conocida como iglesia de los marineros, situada en el este de Estocolmo.

Equiparar las iglesia a las salas de oración de los aeropuertos

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“La cesión de un espacio para las personas de otras religiones no significa que no seamos defensores de nuestra propia fe. Los sacerdotes están llamados a anunciar a Cristo. Lo hacemos todos los días pero eso no quiere decir que tengamos que ser hostiles hacia los fieles de otras religiones”, aseguró Brunne para justificar su decisión, que ha levantado una gran polémica en el país.

Pero además, equiparó las iglesias con los hospitales y aeropuertos, en los que existen salas de oración. La obispa argumentó que si existen salas multi-fe también puede serlo la iglesia de los astilleros.

Esta decisión ha provocado las protestas de parte de su clero. Patrick Petterson indicó que “la capilla de la iglesia no puede razonablemente ser equiparada a las salas de oración de los hospitales y aeropuertos. Las iglesias y capillas cristianas no son áreas públicas”.

De manera muy parecida se manifestó Kiki Wetterberg, responsable de la iglesia afectada. “No tengo ningún problema con los marineros musulmanes o hindúes que vienen aquí a rezar. Pero creo que somos una iglesia cristiana por lo que debemos mantener los símbolos. Si visito una mezquita no pido acabar con sus símbolos”, afirmó molesto.

Situación crítica de la Iglesia luterana sueca

Brunne fue la primera obispa en el mundo abiertamente lesbiana. Desde 2009 ejerce su cargo. Tiene pareja y un hijo con ella. Entre las críticas recibidas está el hecho de que apoye sustituir los símbolos cristianos cuando en muchos países musulmanes sería incluso ejecutada por su condición sexual.

La situación de la iglesia luterana sueca es actualmente crítica. Su decisión de “amoldarse a los tiempos” sólo le ha servido para perder aún más fieles. Según un reportaje de Religión en Libertad, hay muchos más fallecimientos que ingresos en esta iglesia. Además, miles de adultos “se dan de baja” cada año.

En 1972, el 95% de la poblacion sueca pertenecía a la iglesia luterana. Ahora no llega al 665 de la poblacion. Aunque hay un dato aún más grave, sólo un 2% de los fieles va a los oficios religiosos con regularidad.

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.