Donald Trump y Nigel Farage
Donald Trump y Nigel Farage, líder del UKIP, durante un mitin del candidato republicano.

¡Feliz víspera de Reyes, actuallers!

El debate sobre las élites en las democracias; National Geographic promociona la “revolución” de los ninos transgénero; François Fillon atrae el voto católico en Francia; revuelo en España por las críticas de un juez del Supremo a la ley contra la violencia de género, y otras historias que te ayudarán a mejorar el mundo este 5 de enero, día de San Simeón Estilita.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Editado para ti y otras 90.000 personas ocupadas e influyentes, por V. Gago y el equipo de Actuall. 

Si te fías de nosotros, reenvíalo a un amigo. Si no te gusta, pásalo a un enemigo. Si te lo han reenviado, date de alta aquí para recibirlo directamente en tu buzón. 

Solo para suscriptores

Lo peor que pueden llamarte en 2017 es “elitista”. Estás hablando con un amigo sobre qué espera de la presidencia de Donald Trump, y al menor titubeo por tu parte, te corta en seco: “Claro, es que eres un elitista”.

Beverly Gage escribió el martes en el New York Times que “elitista” solía expresar algo bueno. Científico de élite. Funcionario de élite. Deportista de élite. La misma idea de Benedicto XVI sobre los católicos como una “minoría creativa” implica un elitismo bueno.

Este boletín de Actuall que estás leyendo llega cada mañana a tu buzón porque eres parte de una minoría de lectores ocupados que promueve valores e instituciones como el derecho a la vida, la familia y la libertad, que mejoran objetivamente la sociedad.

A principios del siglo XX, Julien Benda escribió un libro titulado La traición de los intelectuales. Su tesis es que la élite que sabía dejó de buscar verdades universales y empezó a seguir ciegamente las pasiones de las masas. Los que debían estudiar y ser ejemplares abrazaron el estado de “guerra zoológica” de la especie.

A una conclusión parecida llegó José Ortega y Gasset  en La rebelión de las masas. El hombre-masa dominaría la democracia anti-elitista del futuro.

Hay que admitir que algunos entre las élites –algunos periodistas, algunos expertos, algunos políticos– se han ganado a pulso la antipatía de los electores. Y no obstante, ¿puede una sociedad prescindir de los mejores? ¿Cuáles son las consecuencias a largo plazo de descartar la ejemplaridad basada en el estudio y la virtud?

La nueva política anti-elitista la representa orgullosamente Donald Trump, que estudió en Wharton y viaja en un avion para él solo. No es una rebelión contra la élite entendida como clase social, sino contra la élite identificada con el conocimiento. Lo que viene para sustituir el elitismo de los que saben –“arrogantes”, los llaman– es una descalificación del saber en sí mismo. Donald Trump ha mostrado, durante el periodo de transicion, cómo hacer la política solo desde Twitteremulando el lenguaje de los trolls –provocadores– que lo siguen masivamente y aplauden sus bromas sobre rivales políticos.

A corto plazo, es gratificante ver humillada a una meritocracia tan incompetente y altiva. A largo plazo, Benda y Ortega ya anticiparon hace un siglo a dónde conduce el anti-elitismo, empezando por el anti-elitismo de las élites.

¿Qué opinas de este renovado anti-elitismo en las democracias? Escríbeme a vgago@actuall.com.

La “revolución del género”: experimentar con ninos

Hablando de élites arrogantes y tóxicas, mira esta portada de la revista National Geographic, dedicada a la “revolución del género”. Su protagonista es un nino de 9 años que vive como una “niña” transgénero. “Lo mejor de ser una chica es que no tengo que pretender ser un chico”, declara Avery Jackson a la revista.

Para la presidenta del Colegio Americano de Pediatras, la doctora Michelle Cretella, esta promoción de la ideología transgénero “institucionaliza el abuso de menores”.

La doctora Cretella enumera algunos daños irreparables de experimentar con ninos en los tratamientos de cambio de sexo. Los bloqueadores de la pubertad y los tratamientos hormonales causan infertilidad permanente –ha recordado. Las ninas sometidas a una transicion para convertirse en chicos pueden sufrir una doble mastectomía a los 16. El uso durante toda la vida de tratamientos hormonales ponen a estos menores en un alto riesgo de sufrir infarto, diabetes y distintos tipos de cáncer.

Son hechos, no ideología. Es lo que pasa cuando conviertes a menores en cobayas de un laboratorio social.

+++Puedes ayudar a que National Geographic retire su artículo. Hay una petición activa en CitizenGO, dirigida a la revista National Geographic, para que retire el artículo que promociona los tratamientos de cambio de sexo en menores, dañinos para su salud, según señala el Colegio de Pediatras de los Estados Unidos. Unas 70.000 personas ya han firmado la petición. Puedes unirte aquí.

Selección de Actuall

El PSOE ataca a un juez crítico con la ley de violencia de género, por Nicolás de Cárdenas. La portavoz socialista en esta polémica figura en la Fundacion Mujeres, beneficiada por la ley de violencia de género. Esta otra pieza de Beatriz de La Rosa recapitula los hechos: unos comentarios hechos por el juez Antonio Salas, magistrado del Tribunal Supremo español, y el revuelo que sus opiniones provocaron en Internet. Este artículo de Jorge Soley añade argumentos para el debate: “Si la ley contra la violencia de género no funciona, ¿por qué no se puede cambiar?”, pregunta el autor.

El año que vivimos populistamente, por Candela Sande. Según la autora, “la voz ‘populismo’ se ha convertido en un cajón de sastre en el que el ‘establishment’ mete cosas tan distintas y distantes como Bepe Grillo, Iglesias o Trump.”

Qué más

Fillon reactiva el voto católico en Francia. El candidato republicano François Fillon habla abiertamente de sus creencias en un país de marcado secularismo. El Wall Street Journal analiza el apoyo de los electores católicos al señor Fillon, a quien ven como a uno de los suyos. Entre los católicos practicantes, el 83% votó por François Fillon frente a Alain Juppé en la segunda ronda de las elecciones primarias del partido republicano. Entre los católicos ocasionalmente practicantes, el apoyo fue del 75%. Y entre los católicos no practicantes, del 68%. Sonia Robledo glosa para Actuall el análisis del Journal y concluye: “El camino de Fillon hacia el Elíseo pasa por la Iglesia”. El hecho es que el candidato republicano cuida mucho el lenguaje al hablar, como político, de su fe católica. Intenta no alterar la tradición secularista francesa, que viene de lejos, desde la Revolución francesa, y está inscrita en la identidad cultural del país. Suele subrayar que su apoyo a las enseñanzas de la Iglesia sobre el aborto o la familia son “opciones personales, no prescripciones políticas”. Aun así, el señor Fillon ha dejado claro que la religión es una aportación positiva a la República. “Donde quiera que la nación afronte cuestiones fundamentales –vida, muerte, qué distingue a los seres humanos– es importante que el punto de vista de la religión no sea ignorado”, escribió en un capítulo dedicado a su fe de su libro To Do –“Para hacer”. En septiembre pasado, el candidato republicano publicó un nuevo libro, Vanquishing Islamic Totalitarism –“Vencer al totalitarismo islámico”–, en el que puede leerse: “Francia no tiene un problema con la religión, en general. El problema está relacionado con el Islam”. (The Wall Street Journal, Actuall, en inglés y en español)

Nuevo embajador para el Brexit. La primera ministra Theresa May nombró a Sir Tim Barrow como nuevo embajador ante la Unión Europea. El señor Barrow sustituirá a Sir Ivan Rogers, que dimitió por sorpresa el pasado martes por discrepancias con la estrategia del Gobierno sobre el Brexit. (Financial Times, en inglés, de pago)

Correspondencia

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, reveló en su página de esta red social que ha dejado de ser ateo. El revuelo suscitado por esta confesión fue un tema destacado de este boletín de Actuall en la edición de este miércoles.

José Luis López, desde Buenos Aires, comenta este asunto:

Si el señor Zuckerberg dice que ha dejado de ser ateo, es que nunca lo ha sido o lo sigue siendo. 

Creer o no creer en Dios no es, a mi gusto y antojo, una camisa de quita y pon. Creer en Dios es lo que da sentido a toda la vida de una persona, lo informa le da forma de ser y de actuar, y eso no se cambia de un día para otro. Un día soy ateo porque es lo que demanda la corrección política, y al otro día, dejo de serlo y llamo la atención de la red que él mismo creó. 

Esos creyentes hacen mucho más mal que bien a quienes, con nuestros errores y pecados, nos esforzamos por vivir de acuerdo a lo que nuestra fe nos enseña. 

El señor Zuckerberg debe aclarar en qué Dios no creía  antes y en qué Dios cree ahora.

No dudo que este señor es muy inteligente. Los hechos así lo avalan  pero demuestra tener  lagunas intelectuales y vitales que la tecnología, por muy avanzada que sea, no ha logrado llenar.

Jose Luis Lopez Soria,

Buenos Aires.

En esta misma sección del boletín de este miércolesGerardo Torres hacía una enmienda a la totalidad del Brief de Actuall, con el que no comparte ninguno de sus enfoques sobre la actualidad.

Horacio Alberto Dedomenici, desde Pellegrini (Argentina), se refiere al comentario de Gerardo:

Estimado Víctor:

Quisiera contestarle al Sr. Gerardo Torres,  sobre unas líneas  publicadas este miércoles 4 de enero, en las que ha expuesto su pensamiento: En primer lugar, derecha e izquierda son conceptos perimidos, que indican más que todo la sensibilidad social que puede tener un gobernante. Así tenemos gobernantes que se autoproclaman “progresistas” y han conducido a sus pueblos a la pobreza, al odio y resentimiento, y otros de “derecha” que han gobernado dejando un país mucho mejor del que encontraron en todos los órdenes en que se pueda medir. Esas derechas e izquierdas en sus fases extremas son similares: autoritarias, sus gobernantes se creen “iluminados”, no admiten otras ideas que las que emanan del “líder”, y desgraciadamente florecen por doquier.

En cuanto a capitalismo, todos los países, sin excepción son capitalistas. Es un concepto económico y no político; la diferencia es quién maneja ese capital: en un caso es el Estado (socialismo y comunismo) y en el otro son las personas, ya sea por sí, por grupos, y si se guían por las reglas del mercado, y solo en ese caso, se podrá hablar de liberalismo.

Pero para usted, señor Torres, califica de derechistas a los gobiernos que defienden sobre todo la libertad de las personas, la libertad de decidir si es o no religioso, si quiere o no ser homosexual, si está a favor o en contra de la unión entre personas de un mismo sexo, que defienden la vida del ser humano desde su concepción hasta su muerte, a los que garantizan a todos las libertades de transitar, comerciar, producir, vender y comprar, tener propiedades, es decir, usar de las libertades que la naturaleza, Dios, el Ser Supremo o el Orden Natural nos dio, y esas libertades no son  por gracia de una persona, una organización o poder terrenal. El hombre ha sido creado para gozar de esa libertad, libertad que se limita cuando comienza la de otro […]

Feliz año nuevo para todos,

Horacio Alberto Dedomenici

Pellegrini, República Argentina

Alfonso Medina, desde México, también se refiere al mismo comentario de ayer en esta sección:

Estimado Víctor: 

Al señor Gerardo Torres habría que decirle que se olvide de derechas e izquierdas, que lo que el mundo requiere urgentemente es de sentido común para aceptar lo que la ciencia tiene plenamente sustentado en todos los órdenes, entendiendo para empezar que sin vida ni familias funcionales no hay estado ni civilización posibles. Que sin estos elementos básicos no es posible hablar de progreso. 

Con mis mejores deseos para todos y agradecido de tus atenciones:

Alfonso Medina 

México

Manuel Morales, desde Chicago, en los Estados Unidos:

Mi buen amigo […] Víctor:

Izquierda y derecha. Conservadores y liberales. Marxistas y capitalistas.

Todos esos adjetivos son extremos y sabemos bien que los extremos se juntan.

Siempre he sostenido que, en el fondo, no hay diferencia entre la política extremista de Adolfo Hitler y la política extremista de José Stalin.

Viene esto a colación por  la historia de la semana que publicó ‘Actuall’ el sábado pasado de mi amigo Alfonso Basallo, y que nos describe la actual situación del Partido Popular de España.

Pero así como se habla de mi Madre Patria, se puede hablar de mi propio país, México y de otros muchos países de Europa y América Latina.

Así es que desde hace tiempo, en lo político y en el social, nunca me consideré de izquierda ni de derecha. Se podría pensar que, entonces, soy del centro. Tampoco.

Soy un católico practicante que sostiene que la solución para el verdadero progreso social, económico y cultural, con sus lógicas limitaciones humanas, está en la Doctrina Social de la Iglesia  cuya fuente es la misma Palabra de Nuestro Señor Jesucristo.

Para ello basten tres documentos del Magisterio de la Iglesia, “Rerum Novarum” (De las Cosas Nuevas), del Papa León XII; “Mater et Magistra” (Madre y Maestra), de san Juan XXIII y “Gaudem et Spes” (La Alegría de la Esperanza, formidable documento emanado del Concilio Vaticano II)

Es verdad que muchos países no son cristianos, pero eso no pondría obstáculos a conformar el pensamiento y la acción de sus gobernantes en esos y otros documentos más.

Otros muchos países eran católicos en cuanto a sus Gobiernos y la inmensa mayoría de los gobernados son católicos, por lo que sería más lógico adoptar los principios de la Iglesia.

¿Suena a utopía? Por lo menos se debería intentar y se descubriría que el pensamiento de la Iglesia supera en mucho a los extremos, derecha e izquierda.

Como siempre le mando un abrazo muy fuerte y mis deseos para que el nuevo año […] le traiga a usted y a los suyos salud y paz. 

Esos deseos en realidad son oraciones.

Manuel Morales

Antonio Gorrita, desde Barcelona, comparte con los lectores este comentario sobre el debate independentista en Cataluña:

Buenos días Victor: 

Ante todo, gracias por ‘Actuall’. Es un respiro estupendo de aire fresco y puro, dentro de tanta suciedad. 

Quisiera dar unas opiniones sobre el “separatismo catalán”, dejando constancia que soy hijo, nieto y biznieto de catalanes.

1. Veo, y me indigna, que tanto políticos, como periodistas (salvo raras excepciones), para defender la unidad de España, recurren a la Constitución, y al  Tribunal Constitucional, como si no hubiera otros argumentos. A ninguno se les ocurre hablar de la historia de más de dos mil años en vida común sobre tierras ibéricas, ni de los derechos adquiridos, ni de los que no tenemos entre sí todos los españoles, ni de nuestras mezclas de sangre, etcétera.

2. Hay que reafirmar y divulgar que España es una nación  imposible de romper. En un edificio construido por varias personas, (por ejemplo) nadie puede intentar quedarse, para sí, con las escaleras, con el ascensor, o con los cimientos. Ésto es lo que pretenden los separatistas (catalanes en este caso). Se quieren quedar con un trozo de la tarta que han construido todos los españoles, desde hace siglos, con sangre, sudor, esfuerzos, alegrías y tristezas.   

3. Si observamos cualquier País de Europa, por ejemplo, vemos que todos tienen territorios más ricos, industriales y prósperos que otros y en muchos, existe bilingüismo  o varios dialectos, y nadie se ofende o se ve superior.

4. Las catalanes separatistas, se han  adiestrado, con muy mala fe, en tácticas psicológicas, históricas, muchas veces falsas, abusivas, y hasta delictivas, para convencer a ciertos catalanes, de lo lógico que es ser separatista. Nos consta, por experiencia, que ninguno de esos señores, no resisten una conversación seria y profunda, con alguien, que, con buenos conocimientos, defienda la unidad española. A los cinco minutos de charla ya se quedan sin argumentos para defender sus teorías y recurren a respuestas absurdas que por otra parte les importa un bledo, pues sus propósitos les justifica todo lo que haga falta sin ningún reparo, incluida la mentira.

5. En el Código Penal, anterior a la llegada de la actual “democracia”, era delito, como en casi todos los Códigos Penales del mundo, incluidos los europeos,  atentar, en ciertas formas, contra la unidad de España. Con la actual Constitución y Código Penal en la mano, ya  no lo es. El Estado y los españoles nos hemos quedado sin armas, y tenemos que recurrir a procedimientos contencioso administrativos, para conseguir muy poca cosa. 

6. Sin embargo, si se quisieran ver las cosas como son en realidad, existiría un arma jurídica de carácter penal. A quien se apodera de lo ajeno, se le denomina “ladrón” y ciertos actos previos, como son la “conspiración” la “proposición”, y la “provocación para delinquir,  también son sancionables, además de la “tentativa” o “delito frustrado” . Y, además de la “autoría” también pueden existir los “cómplices” y los “encubridores”.

7. Los separatistas, tienen esa idea en sus mentes: Quedarse con un trozo de España que no les pertenece en exclusiva. Para ellos habría que pasar unos pocos añitos, con   algunos posibles apuros y algunas tensiones, pero, en poco tiempo, las aguas se tranquilizarían y seguirían vendiendo sus productos a España. Sobre todo ellos, los instigadores, más ricos y más  dueños de lo que quedase de España. Son tan ambiciosos que siempre quieren más y más. No hay que olvidar que los catalanes controlan las grandes empresas de España, y España les ha dado y les ha servido infinitamente. Repsol, La Caixa, la Telefónica, electricidad, gas, etc. etc. están prácticamente en sus manos y Cataluña siempre ha tenido el nivel de vida más alto de España y de muchos lugares de Europa. ¡Ah!, pero “España les roba”. ¿Cabe mayor cinismo? ¿Cómo calificar a toda esa masa de filosofos separatistas?. Más vale calla y que cada uno piense lo que quiera. 

8. Algunos escritores del siglo pasado, antecedente de los actuales separatistas decían que los catalanes tenían que hacerse antipáticos a los españoles y que España les llegara a odiar. De esta forma, se producirían actuaciones  indignas contra los catalanes y, alegando que España les odiaba, justificarían su deseo de independencia. Había que ser muy malignos para tener tales ideas. ¿Hay algún español que no vea en Artur Mas, Puigdemont u otros muchos, como seres antipáticos? Eso es lo que ellos buscan y están encantados. Ya tienen la excusa para sus pérfidos fines. Pero, no caigamos en la tentación de pasarnos de la raya ni bajemos a su nivel. Los catalanes son también españoles […]

9. Mi conclusión es que si el Gobierno español quisiera podría usar otras armas, además de la Constitución: España existe no porque haya una Constitución, existiría igualmente sin ella. Habría que invocar, sin complejos ni tapujos, más de patriotismo, como lo hacen todos los países del mundo, de historia, de los derechos de las generaciones pasadas de españoles, y también. . . . del Código Penal. 

Perdone por la extensión de esta carta.  Reciba un cordial saludo. 

Antonio Gorrita Torres,

Abogado, Barcelona.

Fe de error. En la edición de este miércoles, al hablar de Teresa Romero, superviviente española del ébola, la identifiqué como “enfermera”. Teresa V. me corrige, muy amablemente: “Solo una precisión. Teresa Romero es auxiliar de enfermería, no es enfermera.”

Envíame tus comentarios, pistas de noticias y críticas a vgago@actuall.com. Tendrán preferencia los que estén firmados.

Únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Que pases un feliz Día de Reyes en familia. Por mi parte, volveremos a hablarnos el próximo lunes 9 de enero, si tú quieres.

¡Hasta el lunes!

Víctor y la Redacción de Actuall

PD. Al abrir tu buzón este sábado, encontrarás –puntual, como siempre– “La historia de la semana” que el director de Actuall Alfonso Basallo selecciona y comenta para ti. ¡Que lo disfrutes!

Comentarios

Comentarios