Seguidores del grupo islámico Tehrik Labaik Ya RasoolAllah durante una protesta contra Asia bibi, una mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia, en Karachi (Pakistán)
Seguidores del grupo islámico Tehrik Labaik Ya RasoolAllah durante una protesta contra Asia bibi, una mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia, en Karachi (Pakistán) / EFE

Un grupo de 700 abogados paquistaníes trabaja de forma gratuita para conseguir condenas a prisión y penas de muerte en casos de blasfemia contra el islam, apoyándose en una controvertida ley usada con frecuencia contra las minorías religiosas.

El Foro de la Irrevocabilidad del Profeta ofrece sus servicios en los tribunales a aquellos que denuncian casos de blasfemia, como dañar un Corán o insultar a Mahoma, delitos por los que han sido acusadas cerca de 1.500 personas en los últimos años.

“Es nuestra obligación defender al profeta. Somos musulmanes, amamos a Alá, a Mahoma y la paz”, dijo a EFE el presidente del foro, Ghulam Mustafa Chaudhry.

Según Mustafa, su grupo está formado por personas pacíficas que buscan la paz. “No usamos la violencia, sino las leyes”, subrayó el abogado.

Presentes en el caso Asia Bibi

El letrado forma parte de la acusación en la apelación ante el Supremo del caso de Asia Bibi, la cristiana condenada a muerte en 2010 por supuestamente insultar al profeta tras ser denunciada por unas mujeres durante una discusión en un pozo de agua.

La condena de la campesina, madre de cinco hijos, es quizás la más notoria de las muchas que se han producido por blasfemia en las cortes del país y ha despertado fuertes críticas internacionales.

La cristiana perdió la apelación en el Alto Tribunal de Lahore (este) en 2014, y el Supremo debe aún decidir sobre el último recurso.

El abogado justificó en los tribunales los 28 tiros que su cliente disparó contra Tasser diciendo que éste había cometido blasfemia al criticar la ley

“Asia Bibi Será ahorcada”

Asia Bibi será ahorcada. Tenemos un buen caso contra ella, con evidencias claras y su propia confesión“, afirmó con seguridad el abogado, embutido en un elegante traje negro y acompañado por otros nueve letrados tras una de las sesiones en el Supremo.

Mustafa fue además el abogado defensor de Mumtaz Qadri, ejecutado por asesinar en 2011 al exgobernador de la provincia Punyab (oeste) Salman Tasir, por oponerse a la ley antiblasfemia y defender a Asia Bibi.

El abogado justificó en los tribunales los 28 tiros que su cliente disparó contra Tasser diciendo que éste había cometido blasfemia al criticar la ley.

Qadri, guardaespaldas del político, fue enterrado entre vítores tras ser ahorcado en febrero y hoy se levanta un mausoleo en su recuerdo en un pueblo cercano a la capital.

Paquistaníes homenajean al gobernador del Punjab, tras ser asesinado en enero de 2011.
Paquistaníes homenajean al gobernador del Punjab, tras ser asesinado en enero de 2011.

El foro ha actuado en un centenar de casos de blasfemia en los últimos diez años, con siete condenados a muerte esperando apelaciones en el Supremo, 15 en diferentes altos tribunales y 50 en cortes de primera instancia.

Mustafa se lamentó de que todavía no se haya producido ninguna ejecución por blasfemia en el país, a pesar de que así lo establece la ley.

“Hay casos en los que se presentan 30 abogados del foro y presionan a los jueces” señalan defensores de acusados de blasfemia

Un abogado que ha defendido a acusados de blasfemia y que prefirió mantener el anonimato dijo a Efe que el foro actúa de forma muy agresiva y llena los tribunales con sus abogados, seguidores y clérigos en muchos de los casos en Punyab, donde se producen la mayoría de ellos.

“Hay casos en los que se presentan 30 abogados del foro y presionan a los jueces en los tribunales de primera instancia, algo que después no pueden hacer en altos tribunales o en el Supremo”, indicó el abogado.

Una ley establecida por los ingleses

La ley antiblasfemia fue establecida por los ingleses durante la época colonial para evitar choques religiosos en la India británica, pero en la década de los años 80 varias reformas auspiciadas por el dictador Zia ul Haq introdujeron la cadena perpetua y la pena de muerte en caso de insultos al profeta y profanación del Corán.

Tras estas reformas, los casos se dispararon, según un informe de 2015 de la Comisión Internacional de Juristas (CIJ), organismo no gubernamental con sede en Ginebra.

Muchos de los condenados fueron absueltos porque los jueces estimaron que se trataba de casos de blasfemia inventados para solventar venganzas personales

Desde 1986 se han producido al menos 1.470 casos, la mitad de ellos contra miembros de las minorías religiosas que representan un 4% de la población del país, según la Comisión Nacional para la Justicia y la Paz, grupo de derechos humanos de la Conferencia de Arzobispos Católicos de Pakistán.

Según estas dos organizaciones muchos de los condenados fueron absueltos en apelaciones posteriores porque los jueces estimaron que se trataba de casos de blasfemia inventados para solventar venganzas personales.

Pero al menos 53 personas relacionadas con casos de blasfemia han sido asesinados por turbas, entre ellas acusados liberados por tribunales, abogados defensores o familiares de los supuestos blasfemos.

Khaleed Mah, vicepresidente del foro, explicó a Efe, sin embargo, que la ley es necesaria ya que si no existiese se produciría el caos con la gente matándose entre sí por motivos religiosos.

“La ley de la blasfemia pone orden. Nosotros evitamos el caos”, aseguró el letrado.

Comentarios

Comentarios

Compartir