Atentado Lahore Pakistán
Una niña herida en el atentado suicida en el parque Gulshan Iqbal, de Lahore. (Fotografía: Rahat Dar / EPA)

Un atentado suicida ha causado al menos 72 muertos, muchos de ellos ninos, y más de 340 heridos, en un parque de Lahore, Pakistán, en el que cientos de familias cristianas celebraban la Pascua este domingo.

El ataque suicida con bomba se produjo hacia las 7 de la tarde del Domingo de Resurrección –las 15 horas, en España– en el aparcamiento del parque de Gulshan e Iqbal, a una hora en la que estaba lleno de familias, cristianas en su inmensa mayoría, celebrando la Resurrección y el final de la Semana Santa.

Lahore Pakistán Atentado
Familiares de las víctimas del atentado en Lahore intentan identificar sus restos. (Fotografía: Rahat Dar /EPA)

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La Policía de Pakistán ha detenido este lunes a 15 personas por su presunta relación con el atentado. Según las informaciones facilitadas por la cadena de televisión paquistaní Geo TV, entre los detenidos figuran tres hermanos del terrorista suicida, identificado como Yusuf Farid, residente en la localidad de Muzaffargah.

Las investigaciones preliminares apuntan a que el terrorista suicida fue profesor de un seminario de ocho años en Lahore tras terminar sus estudios religiosos en la ciudad de Dera Ghazi Khan.

La autoría del atentado ha sido reclamada por el grupo talibán Jamaat-ul-Ahrar, que ha asegurado que ha ejecutado el ataque “contra los cristianos”

Los primeros indicios apuntan a que la bomba contaba con rodamientos de metal, que hicieron las veces de metralla, por lo que se sospecha que el atentado pretendía causar el mayor número de víctimas y de forma indiscriminada.

La autoría del atentado ha sido reclamada por el grupo talibán Jamaat-ul-Ahrar, que ha asegurado que ha ejecutado el ataque “contra los cristianos que celebraban la Pascua”. Jamaat-ul-Ahrar surgió como una escisión del grupo Tehrik-i-Taliban Pakistan (TTP), conocido como los talibán paquistaníes, debido a diferencias de algunos de los comandantes con la cúpula en torno a objetivos y operaciones.

Muhammad Usman, alto funcionario del Gobierno en Lahore, ha dicho a la agencia France Press que las tareas de rescate continúan entre los escombros de la explosión y no se descarta que el número de víctimas sea mayor.

“Escenas de pesadilla”

Unidades de la Policía y del Ejército han asegurado el lugar del atentado, mientras docenas de ambulancias realizan constantes desplazamientos entre el parque y los hospitales para llevar a los heridos. El superindentente del Hospital Jinnah, el doctor Ashraf, dijo a la misma agencia de noticias que el número de heridos supera los 340 y que hace falta donantes de sangre para poder salvar la vida a los más graves.

Testigos presenciales han informado de “escenas de pesadilla” tras la explosión, que ha sido reivindicada por la insurgencia talibán.

El diario Karachi Post ha identificado al terrorista suicida como Muhammed Yousuf, estudiante en una Madrasa –escuela coránica– en Lahore.

Un portavoz de la Casa Blanca ha condenado “en los términos más enérgicos” el atentado, “un acto cobarde” contra “docenas de civiles inocentes”.

Javed Alí, de 35 años, y vecino de un barrio cercano al parque donde ha tenido lugar la masacre dijo a AFP que la explosión fue tan fuerte, que rompió las ventanas de su vivienda.

“Todo se movió, había gritos y polvo por todas partes”, dijo. “Después de diez minutos, salí a la calle. Había restos humanos contra el muro de nuestra casa. Había personas llorando. Oía las sirenas de las ambulancias”.

Javed Ali dijo que el parque estaba especialmente concurrido por la celebración de la Pascua. “Había muchos cristianos allí. Había tanta gente, que le recomendé a mi familia no ir”.

Atentado Lahore Pakistán
Familiares de las víctimas del atentado de Lahore a las puertas del hospital. (Fotografía: Rahat Dar / EPA)

Lahore, con ocho millones de habitantes, está considerada la capital cultural de Pakistán.

El atentado coincide con la ola de disturbios en Pakistán por la ejecución el pasado 29 de febrero de Mumtaz Quadri, el asesino convicto del gobernador de Punjab, quien había pedido una reforma de la ley anti blasfemia para que Asia Bibi, cristiana condenada a prisión bajo esta ley, pudiera salir en libertad.

El caso de Asia Bibi ha causado un gran impacto en todo el mundo, y más aún desde que el islamismo radical pide que se ejecute con la mayor celeridad su sentencia de muerte. Por este motivo la asociación HazteOir recoge firmas para frenar la campaña que pide su ejecución inmediata.

Los analistas consideran que la ejecución de Quadri ha sido un momento clave en las tensiones sociales por la presión del extremismo islamista. Este domingo, 25.000 personas han marchado en Islamabad, la capital Pakistaní, en una nueva demostración de fuerza de los sectores integristas.

Protestan por la ejecución de Quadri y exigen al Gobierno que cumpla la pena de muerte que pesa sobre Asia Bibi, según informa Amber Rahim Shamsi, periodista de BBC:

La manifestación ha acabado en disturbios con la policía, que utilizó bolas de goma y gases para dispersarla. El Ejército ha formado un cordón de seguridad alrededor del Parlamento.

Comentarios

Comentarios