La organización juvenil Arran ataca una Iglesia en Lérida / Fuente: Twitter Arran Lleida.

En los seis primeros meses de 2016, en España han tenido lugar 22 ataques a templos, 19 de ellos contra iglesias católicas. Se trata, sin duda, de una cifra negativa que lejos de disminuir ha ido en aumento en los últimos años.

La escalada anticlerical que vive España no sólo se percibe por leyes hostiles aprobadas contra la fe en la última década como la ampliación de la ley del aborto, el ‘matrimonio’ homosexual o la implantación de la ideología de género en las escuelas, sino por la cantidad de ataques que con mayor frecuencia se producen contra la iglesia.

Los datos aportados por el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia (libertadreligiosa.es) así lo corroboran: si de julio a diciembre de este año se produjeran los mismos casos que de enero a junio, en el informe de 2016 tendríamos 44 casos de ataques a templos. Una cifra realmente preocupante.

No se puede decir que los datos del año pasado fueran mucho mejores. En todo 2015 se produjeron 36 casos. Y en 2014, ocho. Es decir, que en los seis primeros meses de este año hubo casi el triple de casos que en todo 2014. Y esta cifra no deja de aumentar en los últimos años.

Estos casos contabilizados van desde la interrupción de una misa hasta destrozos en una parroquia o incluso casos de profanación. No hay que olvidar que hace poco interrumpieron a insultos una misa en Ávila del cardenal de Valencia, Antonio Cañizares, o que el ‘artista’ Abel Azcona hizo una ‘exposición’ en la que mostraba 242 hostias con las que formó la palabra pederastia. Una profanación que aún no ha tenido consecuencias jurídicas.

Comentarios

Comentarios

Compartir