Imagen referencial de un grupo de mujeres con burka/ Wikimedia
Imagen referencial de un grupo de mujeres con burka/ Wikimedia

Tres mujeres vestidas con burka han matado a un hombre acusado de blasfemia en 2004 en una ciudad del noreste de Pakistán, según ha informado este jueves la Policía, siendo este el segundo asesinato por supuestos insultos al islam en tan solo una semana.

Las mujeres entraron en la casa de Fazal Abbas, un curandero y líder de la comunidad chií en la pequeña ciudad de Sialkot, y le pidieron que realizara un ritual espiritual, durante el cual una de ellas le disparó en el pecho, según ha informado la Policía a Reuters.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Abbas huyó a Dinamarca después de que miembros de un grupo de conservadores extremistas le acusara de blasfemia en 2004, según han asegurado el primo de la víctima, Azhar Hussain, y el inspector de Policía Nadeem Afzal.

“Volvió recientemente convencido de que demostraría su inocencia ante los tribunales y el juez local le concedería la libertad condicional”, ha señalado Hussain.

Según las autoridades, una de las mujeres actuó como líder y arrastró a las otras dos a llevar a cabo el asesinato. “Ha sido un acto personal. No hemos podido encontrar relación alguna con ningún grupo religioso”, ha asegurado el inspector Afzal.

Segunda muerte sumaria en Pakistán por blasfemia esta semana

El pasado 13 de abril, Mashal Jan, un estudiante paquistaní, murió de una paliza propinada por un grupo de personas que le acusaba de difundir contenido blasfemo en las redes sociales. El incidente tuvo lugar en un campus universitario de la ciudad de Mardan, en el norte de Pakistán. Las autoridades han detenido a varios estudiantes por presunta relación con el ataque.

La blasfemia sigue siendo un tema especialmente sensible en Pakistán, donde el insulto a Mahoma es considerado un delito susceptible de ser castigado con la pena de muerte. El primer ministro, Nawaz Sharif, firmó en marzo una orden para retirar todo el contenido blasfemo de Internet y amenazó con “duros castigos” contra los responsables de su difusión.

También te puede interesar:

Asia Bibi reclama en plena Semana Santa que tenga lugar la vista que decrete por fin su libertad

 

Comentarios

Comentarios