El aborto acaba con la vida de miles de inocentes cada año.

La enfermera americana Brenda Pratt-Shaffer estuvo tres días trabajando en un centro abortista. Le impactó tanto lo que vio allí dentro que decidió renunciar a su puesto, según ha informado el portal Live Action News.

Recientemente, ha escrito un libro bajo el título ‘What the nurse saw: Eyewitness to abortion’ (Lo que la enfermera vio: Testigo ocular del aborto), en el que cuenta las horribles experiencias que vivió en un abortorio en el que se acababa con la vida de bebés en avanzado estado de gestación.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

what the nurse saw book image

En su primer día de trabajo, Pratt-Shaffer vio como una adolescente iba a abortar sin el conocimiento de sus padres.

“A mi hija tengo que firmarle autorización para hacerse un piercing, pero en aquella clínica las chicas abortaban sin consentimiento de sus padres”

“Una de las cosas que realmente me molestó ese día era una niña de quince años de edad, que iba a practicarse su tercer aborto. Sus padres ni siquiera sabían que ella estaba allí. La chica se reía todo el tiempo cuando estaba en la clínica. Yo me preguntaba si eso era una risa nerviosa o si realmente no le importaba abortar…

Yo pensaba en mi hija de quince años de edad, a la que que tenía que firmar autorizaciones hasta para perforarse las orejas, y sin embargo en aquella clínica una niña se sometía al tercer aborto sin consentimiento de sus padres”.

Un estudio muestra que una menor que ha abortado es 10 veces más propensa a suicidarse que una adolescente que nunca lo ha hecho

Esta joven estaba en una espiral autodestructiva. Podría estar en riesgo de suicidio. Tenía más probabilidades que una persona adulta. Un estudio muestra que una menor que ha abortado es 10 veces más propensa a suicidarse que una adolescente que nunca lo ha hecho.

Su salud física estaba también en peligro. Si esta adolescente sufriese complicaciones después de un aborto, tendría que ocultárselo a sus padres para mantener el aborto en secreto. Y éstos no conocerán las complicaciones, ni los riesgos que corría, como infecciones peligrosas.

Los padres de esta niña han perdido tres nietos y nunca se les dio la oportunidad de tratar de ayudar a su hija

Los padres de esta niña han perdido tres nietos y nunca se les ha dado la oportunidad de ayudarla, al ocultarle el aborto,

En muchos estados no hay leyes de notificación a los padres, lo que significa que los adolescentes son libres para abortar y sus padres nunca lo sabrán.

Sin embargo, hay estados en los que existe leyes de notificación o consentimiento de los padres pero a menudo, Planned Parenthood y otros centros abortistas ayudan a los adolescentes a saltarse la normativa legal.

Así se saltan la ley de consentimiento los menores de edad

Una ex trabajadora de un abortorio explica como esquivar la normativa.

“Trabajé en una clínica privada que realizaba abortos tardío hasta la semana 20 de gestación. El estado de Michigan ayudaba a los adolescentes a saltarse la ley de consentimiento de 24 horas. Te das cuenta de que los resultados cambian cuando los padres tienen conocimiento de que su hija va a abortar. Por tanto lo que existía era un sistema para ayudar a las ninas a obtener un permiso judicial, que básicamente era un sello de goma. Las menores solo tenían que acudir a un juez y decir: “Tengo miedo de lo que me harán mis padres si se enteran de que estoy embarazada. El juez les preguntaba: ¿Se siente en peligro?. Y la adolescente contestaba sí”.

La menor embarazada acude ante un juez y le convence de que es lo suficientemente madura para tomar la decisión de abortar

La opción de derivación judicial disponible para menores de edad siempre ha constituído un vacío legal que permite a los menores de edad evadir las leyes de consentimiento de los padres.

La menor embarazada acude ante un juez y le convence de que es lo suficientemente madura para tomar la decisión de aborto, o que es lo mejor para ella.

En cualquiera de estos motivos, el juez puede permitir el aborto sin el consentimiento de los padres.

El libro ‘Adolescent abortion; psychological and legal issues’ (El aborto en los adolescentes: cuestiones psicológicas y jurídicas) discute una de las primeras leyes de consentimiento de los padres que entró en vigor y el poco impacto que tuvo.

La ley, por lo tanto, no impide que un adolescente aborte sin el conocimiento de sus padres.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Natural de Talavera de la Reina. Graduada en Periodismo y Titulada Superior en Edición en Medios Digitales por el Centro Universitario Villanueva. Sus primeros pasos en el mundo del periodismo fueron en Europa Press, RNE, Castilla-La Mancha TV e Intereconomía TV.