El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau / Wikipedia
El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau / Wikipedia

Los 650 millones de dólares públicos canadienses que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha prometido gastar en los próximos tres años para llevar el aborto a las mujeres que no tienen acceso, ha traído una gran polémica.

El primer ministro canadiense justifica su decisión en que así “garantiza que las mujeres puedan decidir sobre su futuro”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El escenario para semejante mensaje no fue casual, ni podría haberlo sido. Fue el pasado 8 de marzo, día de la mujer trabajadora y día de la mayor huelga feminista que se recuerde en años, cuando Trudeau lanzó su apoyo a las mujeres del mundo con dinero canadiense para abortar.

No lo hizo hace una semanas, cuando los principales promotores de la iniciativa “She Decides” (Ella decide) -como han llamado a esta colaboración internacional por el aborto- se reunieron en Holanda para debatir como contrarrestar la paralización de los fondos internacionales que cortó Donald Trump nada más llegar a la presidencia.

Una iniciativa que arrancó de la ministra holandesa socialista Liliane Ploumen después de que Trump cumpliese su promesa electoral y que poco a poco contó con más apoyos, en especial de países occidentales.

Para la oposición, Trudeau es “imperialista cultural que está llevando a cabo un nuevo colonialismo al empujar la agenda radical de la izquierda”

A la iniciativa se sumó Canadá desde el principio, que anunció que donaría 20 millones de dólares a la campaña, una cifra similar a la del resto de países. Nada comentó de esos otros 650 millones, para lo que se esperó a un mejor escenario.

Estos anuncios le han valido numerosas criticas por parte de la oposición conservadora que le ha acusado de “colonizar el mundo con el aborto”.

Los parlamentarios conservadores Pierre Lemieux y Brad Trost calificaron al primer ministro como un “imperialista cultural que está llevando a cabo un nuevo colonialismo al empujar la agenda radical de la izquierda a la política exterior canadiense”.

 

Estos fondos se repartirán entre varias multinacionales abortistas -aunque la principal es Planned Parenthood, dirigida por Cecil Richards-, como Marie Stopes, PSI o la propia ONU, a través de UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas), dentro del programa ‘She Decides’ (Ella decide).

También te puede interesar:

Introducir el aborto en África es colonización, asegura una activista a la ONU

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.