Más de 2.500 expertos (médicos y personal sanitario, psicólogos, psiquiatras, educadores, abogados y jueces) y 53 entidades de 19 países, entre ellos, España, han firmado una declaración en la que piden la abolición universal de la gestación subrogada (conocida peyorativamente como ‘vientre de alquiler’) y la prohibición de la inscripción en el Registro Civil de los ninos nacidos mediante esta práctica.

Así lo recoge una petición impulsada por la asociación rumana Pro Vita, socia de la plataforma Women of the World, fundada por la española Profesionales por la Ética junto a Women Attitude y FeminaEuropa.

Con esta ‘Declaración internacional de expertos por la abolición de la gestación por sustitución’, los firmantes muestran su “rechazo absoluto” contra el proyecto legislativo que se debatirá próximamente en el Parlamento de Rumanía sobre la reproducción. El texto será entregado al Comité de Asuntos Legales de la Cámara de Diputados este mes de febrero, según recoge Europa Press.

“Maquillaje a la explotación de la mujer”

Para estas organizaciones y expertos, esta ley sería “una puerta abierta a la práctica cada vez más continua de la maternidad subrogada” que definen como “un maquillaje a la explotación de la mujer y al tráfico de personas”.

“Contradice normas y disposiciones de la Unión Europea, especialmente las relacionadas con la dignidad humana, la adopción, la protección de la mujer, de los ninos y el tráfico de personas“, advierte la presidenta de Profesionales por la Ética, Leonor Tamayo.

Además, aunque la declaración se refiere concretamente al caso de Rumanía, los firmantes también aprovechan para condenar la subrogación en todo el mundo porque consideran que “viola la dignidad del hijo y de la madre al tratar a la mujer como una fábrica de hacer bebés y al nino como un objeto de tráfico comercial”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".