Colin Brewer es un psiquiatra expulsado por el colegio de médicos partidario del suicidio asistido.
Colin Brewer es un psiquiatra expulsado por el colegio de médicos partidario del suicidio asistido.

Un psiquiatra británico que fue expulsado del registro oficial de médicos, ha sido cómplice de suicidio asistido de 18 ancianos, seis de los cuales estaban aquejados de demencia por lo que no pudieron dar su consentimiento expreso en ningún caso.

El psiquiatra Colin Brewer redactó los informes de cada uno de los pacientes, en los que asegura que tenían la capacidad mental para tomar la decisión de pedir el suicidio asistido.

Con independencia de su estado mental, ninguno de ellos padecía una enfermedad terminal, según los mismos informes.

Después de la evaluación, los pacientes viajaron a Suiza, donde fueron matados en una de las dos instalaciones que existen a tal efecto en el país transalpino, según recoge LifeNews.

Brewer fue expulsado del Colegio Oficial de Médicos británico en 2006: 18 de sus pacientes murieron por suicidio asistido

Brewer fue expulsado del Colegio Oficial de Médicos británico en 2006 después de la muerte de uno de sus pacientes. Sin embargo, el médico sigue estando habilitado para atender pacientes y ofrecer servicios no médicos.

Y ha aprovechado esta circunstancia para asesorar e impulsar procedimientos de suicidio asistido, a pesar de haber sido expulsado de la práctica médica.

El propio Brewer se ha defendido en declaraciones al Daily Mail, asegurando que “no necesitas ser un médico para evaluar la capacidad mental”. Y añade: “Ayuda, pero no es imprescindible”.

Entre 2013 y 2016 evaluó a estos 18 ancianos que posteriormente murieron por suicidio asistido en Suiza. Seis de ellos fueron diagnosticados de demencia, por lo que muchos se preguntan por la capacidad mental de estas personas para comprender la decisión.

Colin Brewer asegura que suele rechazar la realización de informes sobre pacientes con demencia que se lo solicitan por carecer de la capacidad para decidir adelantar su muerte.

Las personas con discapacidad física o psíquica se han convertido en los mayores críticos del suicidio asistido y la eutanasia, porque les devalúa en su dignidad a causa de su circunstancia.

Te puede interesar:

Después del aborto libre, España camina hacia la eutanasia libre

Comentarios

Comentarios