FOCO

Dos personas conmovieron ayer los pilares del régimen actual. Una de ellas, la actriz Aina Clotet, dejando como mentirosa a una sacerdotisas del feminismo; y la otra, el magistrado Manuel Marchena, renunciando a un enchufe ofrecido por la partitocracia.

El atacante, aún en paradero desconocido, atacó sexualmente y luego asesinó a una mujer que trabajaba en la tienda 'Catholic Supplies'. El arzobispado de Saint Louis, en los Estados Unidos, ha llamado a la oración por la víctima, una madre de tres hijos llamada Jamie Schmidt.

Los ciudadanos pro vida y pro familia han ido dejando gradualmente el énfasis que ponía en los libros y debates académicos para complementarlo con el enfoque político.

Que Asia Bibi podía ser asesinada después de haber pasado años en la cárcel por ser cristiana es secundario, lo importante es que los que la defienden son los malos de HazteOir.org.