Autores Publicaciones por Alfonso Basallo

Alfonso Basallo

151 MENSAJES 0 Comentarios
Nacido en Zaragoza, lleva más de 30 años dándole a las teclas, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude por el CEU, ha participado en la fundación de periódicos (como El Mundo) y en la refundación de otros (como La Gaceta), ha dirigido el semanario Época y ha sido contertulio en Intereconomía TV, Telemadrid y 13 TV. Es coautor, junto con su mujer Teresa Díez, de los libros Pijama para dos y “Manzana para dos”, best-sellers sobre el matrimonio. Ha publicado libros sobre terrorismo, cine e historia.

La lección más amarga del comunicado de ETA es que la violencia puede ser rentable en un país moderno y democrático de la Unión Europea. Ellos, los 'chicos listos', los “goodfellas' etarras, lo han conseguido. Y el Estado les ha dejado. ¿Cómo? A través de siete sencillos pasos.

Tras la nueva victoria de Orban, la eurocracia de Bruselas ha vuelto a barajar el llamado “botón nuclear”, el artículo 7 que puede desposeer a un país de su derecho de voto en las instituciones de la UE. ¿Argumento? Hungría no respeta los valores europeos.

Desde la revolución juvenil de los años 60, el adolescente se ha convertido en rey. Y algunos miembros de la realeza se comportan como adolescentes… Y no digamos gobernantes y políticos, narcisistas y con la cabeza a pájaros.

El partido de Sebastian Kurz quiere evitar que se imponga en Austria la prohibición total del tabaco en bares y restaurantes. Un debate que tiene más miga de lo que parece, porque lo que se ventila no es una cuestión de salud sino de libertad.

Un partido ninguneado por el establishment, silenciado en las grandes televisiones, despreciado por Génova y que no está en el Parlamento ha conseguido que el juez meta en la cárcel a los golpistas. Y ¿qué ha hecho el PP por defender el Estado de derecho y la unidad de España?

Siempre me ha parecido un tanto sobrevalorada la Transición. Aún estamos pagando la factura del ruinoso pufo autonómico, juzgo exagerado cambiar el nombre del aeropuerto de Barajas (ni que Suárez fuera Cánovas del Castillo) y cada vez hay más pruebas de que el 23-F no era lo que parecía…

Los partidos no se ponen de acuerdo con el Pacto de Estado de educación. La pregunta es si les interesa. Porque la izquierda tiene una bicoca con el control de las mentes, a través del adoctrinamiento, y la derecha no quiere líos.

Huelga atípica. El enemigo a batir no es el patrón de la vieja lucha de clases, sino el varón de la actual lucha de sexos. Y la víctima de la revolución feminazi son los niños.

No hay hijos, no hay futuro: cada vez habrá menos jóvenes y más viejos, y una masa menor de contribuyentes deberá sostener a un número mayor de jubilados. Pero eso no le quita al sueño a las cantarinas y despreocupadas cigarras de Gobiernos y parlamentos.