Autores Publicaciones por Alfonso Basallo

Alfonso Basallo

159 MENSAJES 0 Comentarios
Nacido en Zaragoza, lleva más de 30 años dándole a las teclas, y espera seguir así en esta vida y en la otra. Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra y se doctoró cum laude por el CEU, ha participado en la fundación de periódicos (como El Mundo) y en la refundación de otros (como La Gaceta), ha dirigido el semanario Época y ha sido contertulio en Intereconomía TV, Telemadrid y 13 TV. Fue fundador y director de Actuall. Es coautor, junto con su mujer Teresa Díez, de los libros Pijama para dos y “Manzana para dos”, best-sellers sobre el matrimonio. Ha publicado libros sobre terrorismo, cine e historia.

“No sé si todo el mundo es corrupto, porque no conozco a todo el mundo”, la frase de una película de Billy Wilder se podría aplicar al Gobierno de Sánchez: han vuelto los socialistas, maestros en el arte de quedarte con tu dinero (ese que no es de nadie). Se llevan la palma, pero no son los únicos.

El único líder internacional que se enfrentó a los poderes económicos y mediáticos del mundo para defender la dignidad de la mujer fue el papa Pablo VI con la encíclica ‘Humanae Vitae’. Lo pagó caro. Cincuenta años después, los hechos han dado la razón.

La carambola de la moción de censura y la llegada del Dr. Sanchezstein al poder ha reforzado al bipartidismo, frenando la galopada de Ciudadanos, y demostrado que quien corta el bacalao en España sigue siendo la mafia peneuvista. Dicen que Sánchez va a ir de moderado. ¿Se lo creen? Yo no dormiría tranquilo.

El bipartidismo está 'touché' por la inoperancia y la corrupción. Habrá que pensar en recambios, sin precipitación ni aventurerismos, y al electorado decepcionado de derecha sólo le quedan dos opciones: Rivera o Abascal. Cada uno con sus pros y contras. No, no he dicho que sea fácil.

Al colgarse ellos solitos el sambenito del ‘chaletgate’ para los restos Pablo Iglesias e Irene Montero se han hecho el autorretrato. Eso era Podemos, una piscina, una dacha. Y una mentira. Veremos si la izquierda interioriza que que lo del chalet no es anécdota sino más bien categoría.

Decir que el médico “asiste” al suicidio resulta tan cínico como definir al cachas del capuchón y el hacha que decapitaba a reos como “asistente” en lugar de “verdugo”. Pues eso es lo que nos quieren vender en el Congreso.

Con pocos medios y mucho talento crearon un cóctel irrepetible de información y entretenimiento: del 'Estudio Abierto' de Íñigo al 'Verano Azul' de Antonio Mercero, pasando por 'La Clave' de José Luis Balbín, años antes de que se impusiera la telebasura.

El caso Alfie Evans es el corolario de lo que viene haciendo Occidente desde que supeditó el valor de la persona al utilitarismo. Cuando se cruza la delgada línea roja, se justifica todo: desde el infanticidio a la eugenesia. ¿Y quién decide? El Estado. Si eso no es totalitarismo...

La lección más amarga del comunicado de ETA es que la violencia puede ser rentable en un país moderno y democrático de la Unión Europea. Ellos, los 'chicos listos', los “goodfellas' etarras, lo han conseguido. Y el Estado les ha dejado. ¿Cómo? A través de siete sencillos pasos.