Autores Publicaciones por Antonio Hualde

Antonio Hualde

51 MENSAJES 0 Comentarios

El origen de la palabra 'capilla' se remonta a la época romana de cuando un soldado se cortó media capa para dársela a un mendigo por la calle. Esa misma noche se le apareció Jesucristo con esa prenda. Con el tiempo, ese soldado romano sería San Martín.

El descubrimiento un tesoro vikingo de más de 1.000 años de antigüedad perteneciente al célebre rey danés Harald Blåtand, vuelve a sacar a la luz a los vikingos. Y parece ser que sus andanzas les llevaron no sólo a Groenlandia o Islas Feroe, sino a la mismísima Canadá.

Edimburgo tenía -y aún tiene- una facultad de medicina sumamente prestigiosa y de entre las cátedras sobresalía especialmente la de anatomía. A ella acudían estudiantes de toda Europa, ansiosos por obtener conocimientos de los mejores doctores de la época.

Pakistán no es solo conocida por las andanzas de Bin Laden y el fundamentalismo islámico que marcan a una buena parte de su sociedad. Alejandro Magno y los imperios Mogul y británico también dejaron huella en ese país que ofrece maravillosas estampas.

Los templarios fueron una orden religiosa y militar que alcanzó mucho poder en varios campos durante el primer tercio del segundo milenio. Su final tuvo que ver con las envidias de personajes tan poderosos como el rey francés Felipe IV.

Durante la Segunda Guerra Mundial el espionaje y el contraespionaje fueron cruciales en el éxito o fracaso de numerosas operaciones. Con la 'Operación Carne Picada' se inició la caída de Italia en manos de las tropas aliadas.

El cuerpo del mariscal Ney recibiría sepultura en el famoso cementerio de Père-Lachaise, en una fugaz ceremonia a la que ni su propia esposa pudo asistir. Casi al mismo tiempo, comenzaron a circular extraños rumores.

Las autoridades locales de Rennes-le-Château han prohibido excavar en una villa en la que se encontraba un sepulcro dibujado en 'Los pastores de la Arcadia'. Buscadores y aventureros acudían empujados por cierto halo de misterio.

A Antonie de Saint-Exupéry se le permitió volar en misiones puntuales en la Segunda Guerra Mundial. La última de ellas, el 31 de julio de 1944.