Inicio Autores Publicaciones por Álex Navajas

Álex Navajas

23 MENSAJES 0 Comentarios
Álex Navajas es periodista. Contertulio habitual de El Gato al Agua, de Intereconomía TV, ha trabajado once años en La Razón y dirige su propio Gabinete de Comunicación. Imparte también cursos y seminarios de formación.
Manifestación en Alcorcón contra David Pérez

Los preceptos de la Santa Madre Corrección Política

Al alcalde de Alcorcón lo han puesto a caer de un burro por unas declaraciones en las que decía que algunas feministas eran unas amargadas.
Ciudadanos recuerdan con velas a Rosa, una anciana abandonada que murió en un incendio en Reus /EFE-JCC

Mendigos de cariño

¿Cuántas mujeres como Rosa, que murió a los 81 años abandonada e ignorada por todos habrá a nuestro alrededor? Su mayor pobreza no era la energética, sino la pobreza de cariño, tal y como defiende Álex Navajas.

Más humanismo, por favor

Antes que circuitos neuronales y reacciones bioquímicas, somos seres humanos. Esta premisa es en exceso olvidada demasiadas veces. Corremos el riesgo de sacrificar el humanismo en el altar de la ciencia.
Biblioteca en Peralada

¿Se imaginan ustedes un mundo en el que no se pudiera leer?

Se queda uno en blanco. Alfonso Ussía lo define como el vértigo ante el folio vacío. Las ideas se estancan y las palabras no fluyen. Es entonces cuando hay que volver a zambullirse en los clásicos, en lo que uno ha leído y le ha alimentado.

La oportunidad

Con Felipe González se acabó una época dorada del socialismo que no ha vuelto a refulgir. Zapatero fue una casualidad y Pedro Sánchez, "no es no", sólo aceleró la caída.
Lo importante de las ideas no es que sean viejas o nuevas, sino verdaderas o falsas. /Pixabay

Nuevas y viejas ideas

¿Qué importancia tiene que un postulado sea modernísimo, si es falso? Y, al revés, ¿qué gaitas importa que esa idea nos parezca viejísima si es verdad?
la Madre Teresa de Calcuta, fundadora de las Misioneras de la Caridad. / Flickr

La sonrisa

La frase creo que es de Santa Teresa, no la recién canonizada, sino la nuestra, la española, la de Ávila: “Un santo triste es un triste santo”.

El resentido, ese espécimen que se avergüenza de ser español

Nadie elige dónde nace. Te toca y punto. Salvo que seas de Bilbao, que dicen que pueden nacer donde quieran, el resto de los mortales venimos al mundo donde nuestros padres y la Seguridad Social disponen. Lo que debe de ser desagradable es nacer en un país del que no te gusta nada.

Soy un asesino

Lo confieso. No lo puedo retener dentro de mí por más tiempo. Con lágrimas en los ojos y el corazón compungido, lo tengo que reconocer públicamente: soy un asesino. Sí, así, como lo leen. Un criminal de la peor calaña. Un desalmado, una alimaña, un sádico. Y le tengo que agradecer a los animalistas que me hayan hecho ver la luz.