Autores Publicaciones por Álex Navajas

Álex Navajas

73 MENSAJES 0 Comentarios
Álex Navajas es periodista. Contertulio habitual de El Gato al Agua, de Intereconomía TV, ha trabajado once años en La Razón y dirige su propio Gabinete de Comunicación. Imparte también cursos y seminarios de formación.

Desde siempre se nos ha repetido como un mantra que vivimos en la mejor de las sociedades posibles, que somos una democracia consolidada y que nuestro país nunca conoció mayores cotas de libertad, progreso y bienestar.

En el primer tercio del siglo XX, la Serpiente puso dos hediondos huevos. De ellos nacieron sendos repugnantes monstruos que provocaron caos, miseria, mentira, esclavitud, odio como nunca antes se había presenciado y millones de muertos: el nazismo y el comunismo.

Hace unos días, el periodista Alberto Asensi daba en el clavo con una de sus reflexiones sobre el aborto: “Imagina cómo sería España si entre nosotros hubiera dos millones más de habitantes, todos entre 0 y 30 años de edad. ¡Dos millones de niños y jóvenes! Savia nueva en un país envejecido… Pero no están, a esos dos millones nos los hemos cargado, de forma legal, antes de que nacieran”.

El riesgo es acabar obteniendo adultos modernos, actuales, tecnológicamente muy competentes pero absolutamente mutilados en su capacidad de amar. Y, con eso, el fracaso como persona está más que asegurado.

Fue una de las cosas que más me llamaron la atención cuando visité Brasil, hace alrededor de 15 años: había niños por todas partes. Ya fuera en las grandes ciudades o en los pueblos más pequeños, y también en las bulliciosas y anárquicas favelas, te cruzabas con decenas de niños y adolescentes por dondequiera que pasearas.

Así cantaban los de La oreja de Van Gogh: “Te voy a escribir la canción más bonita del mundo”, y les salió una buena canción, aunque estuvo lejos de ser la mejor de su discografía.

Un mausoleo romano repleto de escombros y basura. Una ermita excavada en la roca con las paredes cubiertas de grafiti e inscripciones. Un monasterio abandonado desde la época del funesto Mendizábal y en el que los muros apenas soportan el paso del tiempo.

Le defendí cuando los miembros de la Laica Madre Iglesia de lo Políticamente Correcto y del Pensamiento Único y Uniformado salieron en tromba a fulminarle por cuestionar algunos de los dogmas de la ideología de género.

Puede sonar un tanto duro, pero es así: los abuelos no son útiles. No son útiles porque no producen riqueza, no generan beneficios y sólo acumulan gastos. Unas rémoras, en definitiva, para nuestra sociedad de consumo y bienestar ilimitado.