Autores Publicaciones por Candela Sande

Candela Sande

306 MENSAJES 0 Comentarios
Traductora, inconformista, muy suya, amante del periodismo con y sin papel, y sobre todo lectora: ésa es su verdadera vocación. Y por ese orden: primero leer y luego escribir.

¿Por qué cuando una piensa en "trabajador" visualiza un tipo con mono y cuando dice "mujer trabajadora" nos ve en traje de chaqueta y sentadita ante un ordenador o en un consejo? Nuestra queja ahora es que las mujeres no ocupamos puestos directivos en las empresas.

Quienes proyectan el fin de la familia como último baluarte de resistencia al poder, saben que si una sola de sus medidas resulta reversible, todas lo serán. El primer paso lo ha dado Bermudas al tumbar el matrimonio homosexual. Ergo… hay vuelta atrás.

Víctor llevaba tres días en muerte cerebral de una paliza por llevar tirantes con la bandera de España, pero nadie se había enterado. Era varón y hetero… Por meterse con un homosexual (Iceta), un profesor ha tenido que dimitir y para hacer un guiño electoral Colau ha confesado –ahora, precisamente- su bisexualidad. Ya ven por donde voy…

Parece un cuento de terror con moraleja progre: una mujer se niega a mantener relaciones sexuales, es acosada y tildada de “homófoba” por una turba online de forma tan insistente y feroz que la acosada acaba suicidándose.

Trump ha anunciado que Estados Unidos reconoce Jerusalén como capital del Estado de Israel y que, en lógica consecuencia, trasladará allí su embajada en el país, que ahora se encuentra donde todas las demás, en Tel Aviv.

La meta final de las vías de sentido único es demostrar la arbitrariedad del poder y de una izquierda radical y trasnochada, paternalista y agobiante. Central en este programa e el aborrecimiento hacia cualquier manifestación de religiosidad. Ejemplo, la muestra municipal que parodia la Semana Santa.

Como en España no hay problemas ni nada que solucionar, el PSOE se ha calado el yelmo y la celada y, lanza en ristre, se apresta a alancear como si de gigantes se tratara los molinos de viento del franquismo, esa deliciosa fuente de legitimidad que nunca deja de manar para la progresía reinante.

La nuestra pasará quizá a la Historia como la Era de la Mentira; rara vez se ha mentido tanto, a tanta gente, de modo más descarado y con consecuencias más trágicas.

¿Qué injusticias han sufrido los homosexuales canadienses por parte de su Gobierno que lleve a las lágrimas a un hombre que vende montañas de armas a Arabia Saudí para que bombardee a civiles en Yemen? ¿Ha visto niños yemeníes despanzurrados? ¿Llorará por ellos, o esperará a conocer antes su orientación sexual?