Autores Publicaciones por Candela Sande

Candela Sande

490 MENSAJES 0 Comentarios
Traductora, inconformista, muy suya, amante del periodismo con y sin papel, y sobre todo lectora: ésa es su verdadera vocación. Y por ese orden: primero leer y luego escribir.

El libro empieza contando que la primera decisión que tomó al ser nombrado presidente fue cambiar el colchón de la Moncloa. He leído por ahí que no había tal colchón, quiero decir, que Rajoy no se había dejado el colchón sobre el que roncó tantos problemas de Estado.

¿Sabía usted que si se aprovechara la energía que gasta un matrimonio medio a practicar el sexo durante diez años se podría iluminar una población pequeña durante un mes? Si su respuesta a estas preguntas es: "Candela, te acabas de inventar todos esos datos". La respuesta correcta es: "¿Y?".

¿Cómo es posible que, si es una mera construcción cultural, se dé en todas las culturas, incluso entre las que han pasado milenios aisladas de las otras? Misterio. Si hombres y mujeres somos idénticos en capacidades e inclinaciones medias, entonces por fuerza las proporciones deberían tender al 50%.

Orbán entiende cuál es el verdadero desafío, tan sencillo como saber contar: Europa se muere, y de la manera más tonta, por suicidio demográfico. La tasa de fertilidad europea sigue descendiendo. En 2017 nacieron en la Unión Europea 5,1 millones de niños, 90.000 menos que el año anterior.

Cosas que no se pueden incluir en el PIB: la satisfacción de ver crecer a tus hijos y de compartir su tiempo, la posibilidad de educarlos personalmente... Nada de esto, por importante que resulte para cualquier persona, entra en la contabilidad pública.

Por más que le doy vueltas a la cabeza no acierto a ver cómo puede publicitarse un local así con 'publicidad no sexista'. En ese absurdo de preocuparse por lo ridículo -la publicidad de un burdel- e ignorar lo gigantesco -el propio burdel-, está la clave de todo el pensamiento progresista.

No hay firma de peso que no parezca aborrecer con todas sus fuerzas a la derecha, posicionándose en los extremos más progresistas de la guerra cultural. Y aquí viene lo extraño de las nuevas prédicas empresariales: ni siquiera pretenden caer bien a sus clientes.

tiene que ser malvada, fría como un pez, con una sordera absoluta para la más elemental empatía humana para brindar por el aborto el mismo día, el mismo, en que su hija Chelsea anunciaba que está embarazada del tercer nieto de ese virago

Lejos de ser censurable, el temple desplegado por un chico tan joven, que se sabe además rodeado de compañeros, es casi heroico. No hay nada ofensivo en Nick, salvo su propia existencia. Esa es la desgarradora verdad, que los grandes medios aborrecen a todos los Nicks.