Autores Publicaciones por Candela Sande

Candela Sande

344 MENSAJES 0 Comentarios
Traductora, inconformista, muy suya, amante del periodismo con y sin papel, y sobre todo lectora: ésa es su verdadera vocación. Y por ese orden: primero leer y luego escribir.

Un grupo de exaltados ha intentado impedir la celebración del I Congreso Internacional sobre Género, Sexo y Educación, mostrando así que en vez de argumentos para defender la ideología de género que aprueban, sólo tienen el argumento de la intimidación.

ARCO es una feria, y por mucho que los culturetas pongan los ojos en blanco o miradas de estar leyendo un tratado de epistemología delante de un lienzo con unos desmadejados churretes, no deja de ser un mercado.

De la Anna Gabriel de camisetas reivindicativas, flequillo de hachazo, vaqueros rotos y tendencia a olerse la sobaquera el aire ginebrino nos ha mostrado una pija que, oye, hasta es resultona y pronuncia con delicadece las erres del francés. ¿Milagro? No, liberación. La Anna perroflauta era disfraz.

El feminismo hoy quiere comerse el pastel y guardarlo para la cena; es decir, insiste en que la mujer es exactamente igual que el hombre e incluso un poco más. No debemos hacer distinciones, salvo allí donde se nos favorezca.

¿Se acuerdan ustedes? ¡Ah, qué tiempos aquellos, cuando el gran argumento inapelable del 'lobby gay' era el respeto, la tolerancia y el 'laisser-faire', y la gran pregunta incontestable, "¿en qué te afecta a ti que los homosexuales se casen?"!

Las feministas deberían hablar de esta discriminación, esta sí muy real, esta sí muy injusta, que lleva a un oscuro e invisible paredón a decenas de millones de 'hermanas'. Todo lo perdonan, todo lo comprenden, todo lo tragan si se trata de defender este 'procedimiento médico' que solo produce muerte.

Marta González está preocupada por la 'censura encubierta' de la brutal ley de Podemos, pero esa misma censura es evidente en su propio partido.

Decíamos ayer (siempre quise empezar así una columna) que la histeria progre se vendría abajo como un castillo de naipes en el momento en que todos nos hiciéramos progres, porque vienen a ser como parásitos alimentándose de un cuerpo aún vivo, la gente normal (expresión que uso porque aborrecen), y sin su huésped, morirían.

Que todos los varones proclamen ser mujeres. No es muy difícil ni exige transformación alguna: según el dogma, nadie puede decirte en qué consiste ser mujer