Autores Publicaciones por Carlos Rodríguez Braun

Carlos Rodríguez Braun

34 MENSAJES 0 Comentarios
Economista, periodista, profesor y conferenciante. De eso cobro. Todavía. Como cantante y actor no. Todavía.

Cuando los Estados, por ejemplo, promueven el aborto, lo hacen desde la arrogante posición que Tamayo atribuye falazmente al liberalismo. Desde esa misma soberbia la política moderna ha extraído de los bolsillos de los ciudadanos más dinero que nunca antes.

La escritora Claudia Piñeiro recordó en El País las consignas que habían sido coreadas en las manifestaciones del 8-M. Entre ellas, esta notable reivindicación triple: "Ni dios, ni patrón, ni marido".

Después de haber arrojado la piedra de los principios, Casado escondió la mano del oportunismo político, como todos. Leí en La Razón este titular: “El PP esquiva el aborto en su programa electoral”. Se mantendrá por tanto, la ley de plazos de Zapatero, que el PP recurrió ante el TC.

A nadie le llama la atención que Francisco no piense punto por punto igual que san Juan Pablo II, por nombrar a dos Papas recientes. Francisco es un pontífice a menudo considerado enemigo del liberalismo y el mercado, pero también ha expresado un inequívoco respaldo a los empresarios.

No solo la época medieval fue un tiempo de importantes adelantos, sino que la base del progreso ulterior se asentó en esa despreciada Edad Media católica. La religión brindó a los europeos no solo un contrapoder frente a los gobernantes sino la continuación de una herencia clásica.

El odio al franquismo se debe a que lo asocian con la derrota en la Guerra Civil, que pretenden ganar ahora con la mal llamada “memoria histórica”, y con la distorsión del pasado. Al atacar a la Iglesia, identificándola con el franquismo, la izquierda elude por qué apoyó la Iglesia a los nacionales.

El Estado puede perdonarse unilateralmente sus propias deudas, del mismo modo que puede exigir unilateralmente lo que debemos pagarle los ciudadanos. Y se lo debemos pagar a través de unas exacciones reveladoramente denominadas impuestos, que el Estado decide y después nos reclama.

El liberalismo no se parece al socialismo, ni al carnívoro comunista ni al vegetariano socialdemócrata, porque no aspira a cambiar el mundo convirtiéndolo en el nuevo Edén, sino que se basa en el respeto hacia los planes de vida de cada persona.

Lo asombroso del vídeo es lo habitual en tantos ecologistas que no reconocen la realidad, no reconocen los progresos que la humanidad ha realizado precisamente en su ámbito de interés, en el cuidado del medio ambiente.