Autores Publicaciones por Francisco Segarra

Francisco Segarra

50 MENSAJES 0 Comentarios
Paco Segarra, escritor, publicitario, estrategia digital. "Preferiría mil veces ser súbdito de un rey que ha jurado mis fueros, que ciudadano de un estado voraz y jacobino como el español". En Twitter @nacionSnivia

Pido, desde aquí, al comienzo de este año 2018, la unión de todos los pueblos y naciones hispánicas. No lo pido, lo reclamo con la fuerza de la Historia, de la razón y de la libertad que, en este caso y en muy pocos más, coincide con la tradición y con el sentido común.

El país de la media luna es el instrumento de Estados Unidos para poner en práctica el gran principio de la geopolítica: ocupar el territorio de tu vecino o debilitar al vecino tanto como sea posible.

"Este sentido de la Historia, en la que hay un Dios que provee y un ánima que ejecuta libremente es el que resuelve la antítesis de fatalismo y libertad".

Lla teoría del 'perro loco' norcoreano no tiene ni pies ni cabeza. Nos la vendieron con Kim Jong Il, del que debíamos creer que estaba cada día a punto de lanzar un ataque nuclear contra el sur o contra Estados Unidos, y ahora nos la venden con su hijo.

Si no existe un guión previamente pactado, todas las coincidencias y circunstancias políticas contribuyen a sospechar que, efectivamente, tal plan se está desarrollando según lo previsto.

En Cataluña no hay conflicto alguno, más que el teatro inventado por Jordi Pujol hace 40 años para hacer negocios con el Estado español, como cuando los hacían con Franco la burguesía catalana.

Solo tenemos que sustituir Roma por España para entender lo que está sucediendo en Cataluña en lo más profundo "del abismo de la conciencia humana" de cualquier catalán, de cualquier español.

El ejército musulmán, el más poderoso del mundo en el siglo VIII, no tenía previsto que un puñado de astures e hispanorromanos derrotasen a sus tropas de avanzada en las montañas del norte de España.

Escribo desde la profunda tristeza que produce comprobar que ni unos ni otros aciertan con el diagnóstico que pretenden hacer de un cuerpo, el del territorio español, cuando se trata, señores, de curar un alma, la de España.