Autores Publicaciones por José Castro Velarde

José Castro Velarde

13 MENSAJES 0 Comentarios
Casado y con cuatro hijos. Católico, español y con inquietudes sociales y políticas. Dea en Derecho y Licenciado en Derecho y Administración de Empresas. Presidente y cofundador de Enraizados

No es un recetario o una ideología, ni ofrece soluciones concretas. Pero sí nos dan los criterios para discernir lo que es justo, lo que es conforme al hombre y lo que no lo es.

El deber derecho de los padres es anterior al Estado. Es decir, es un derecho que existe y que el Estado puede, o no, respetar. ¿En qué ha quedado este derecho-deber de los padres respecto a la educación de sus hijos en España hoy?

El Estado de Derecho, no me cansaré de recordarlo, no se caracteriza tanto porque los ciudadanos se sometan a la ley, lo cual sucede y quizás con mayor intensidad en un régimen totalitario, sino porque los poderes públicos en su actuación se someten al régimen jurídico y respetan los derechos de los ciudadanos.

Mes de agosto. Mes de la Virgen. Mes tradicionalmente de vacaciones para muchos españoles entre los que me encuentro. ¡Qué maravilla disfrutar de unos días, semanas o mes al lado de la familia! En mi caso con mi mujer y mis cinco hijos, uno de ellos en el vientre de su madre.

Solo se levantaron para luchar por Dios y por España, lo que se traducía en luchar contra los comunistas y todos aquellos que llevaban a la sociedad española a la ruina.

Desde la Doctrina Social de la Iglesia, que acoge el término nación como algo esencialmente cultural, es totalmente cierto que Cataluña puede considerarse como tal. Pero lo que no puede sostenerse es negar esa misma calificación a España en su conjunto.

Con motivo de la frustrada Constitución europea se pudo ver cómo el proyecto de las élites políticas y económicas europeas se alejaba de la población a la que debían representar.

Los españoles nos debemos la convivencia, la reconciliación y el respeto a la verdad. Nunca a través del odio y el revanchismo fue posible construir el futuro.

Quieren equiparar, con la ley mordaza, la disidencia a la ley, la defensa de que el hombre es varón o mujer, con el odio.