Autores Publicaciones por José María Aresté

José María Aresté

66 MENSAJES 0 Comentarios
Zaragozano, ingeniero de telecomunicación, crítico de cine. Director de decine21.com. Ha dirigido las revistas Cinerama, Estrenos y DeVíDeo. Autor de numerosas críticas, entrevistas y ensayos relacionados con el Séptimo Arte, ha publicado un buen puñado de libros de cine, entre los que destacan "Escritores de cine" y "En busca de William Wyler".

Realmente no compiten entre ellas, ni por fechas de lanzamiento, ni por modo inicial de difusión, “Luz de Soledad” se estrena en cines el 21 de octubre, “The Young Pope” en una plataforma televisiva algún día indeterminado de noviembre.

Es cierto que las arrolladoras promociones de determinadas teles acaban agotando a cualquiera, y Telecinco no ha dejado de bombardearnos a propósito del estreno de Un monstruo viene a verme.

Dos grandes éxitos de la Metro Goldwyn Mayer, “Ben-Hur” y “Los siete magníficos”, acaban de conocer nuevas versiones. Pero la acogida ha sido bastante más fría que la de antaño.

De entrada, si uno no conoce la historia, piensa que los guionistas Cary Elwes y Joey y Hanala Sagal se han inventado el encuentro del rey Elvis Presley y el presidente Richard Nixon, para pitorrearse de ellos, especialmente del segundo.

La ficción audiovisual vive una encrucijada, y como experiencia cinematográfica reclama más y más espectacularidad, por la que merezca la pena acudir a la gran pantalla de una sala. Y en esta línea han florecido las sagas de espías y agentes supersecretos.

Todo el mundo suele coincidir en que el cine más importante de Steven Spielberg es el que ha sido etiquetado como adulto, cuando al fin creció y entregó obras maestras como La lista de Schindler, donde se atrevía con una cuestión tan peliaguda como el holocausto.

Quizá Infierno azul no sea una obra maestra. Tampoco pretende serlo. Se trata de un thriller agobiante, de ritmo impecable y lograda atmósfera, que transcurre en su mayor parte dentro del agua.

Steven Spielberg es uno de los gigantes del cine. Tiene además la suerte de llegar a un público amplísimo con sus populares historias. Quizá por esto basta que una de sus películas no sea genial para que se disparen los rumores de que ha perdido la chispa de antaño.

Da muchos servicios al internauta, sí, nos hace la vida más fácil y promete eficiencia sin fin. Pero también tiene uno la sensación de estar pagando por ello un precio muy alto, el de renunciar a la privacidad.