Autores Publicaciones por Leonor Tamayo

Leonor Tamayo

10 MENSAJES 0 Comentarios
Orgullosa de ser mujer, esposa de Paco y madre de 10 hijos. Estudié Filología Inglesa, pero acabé por entregarme -feliz- al cuidado de mis hijos. También presido Profesionales por la Ética y la plataforma Women of the World. Además, he escrito un libro (Mi historia y once más, Ed. Áltera) y tengo un blog con el mismo nombre. [https://mihistoriayoncemas.wordpress.com/home/] Reivindico la esencia de lo femenino y lo masculino (diferentes, gracias a Dios) en su complementariedad.

Ser mujer, sin más, implica que tenemos los mismos derechos que los hombres, que tenemos unas cualidades que se complementan con las del hombre, que queremos ser madres... No queremos una lucha de sexos sino ir de la mano trabajando juntos y aportando cada cual lo mejor de sí mismo.

Las más jóvenes empiezan a rechazar la maternidad. Entre menores de 25 años, es un 27% el que dice no querer tener ningún hijo. Las nuevas generaciones pasan de tener hijos, de complicarse la vida e hipotecar su libertad. Me parece sobrecogedor.

Si puedes, cómprate semillas y unos maceteros, siembra, riega y cosecha. Y mira cada día si han crecido, si han cambiado, disfruta mirando tus pequeños brotecitos. El tiempo no es sólo para aprovecharlo, es también para vivirlo, para perderlo viviendo, y también regalarlo.

Quieren una vida familiar sencilla y quizá más auténtica. Sin compararse, sin medirse con los demás, sin tener que estar siempre demostrando lo que tal vez ni son, ni en realidad quieren ser. Y yo insisto en bajarlo a la medida de nuestra felicidad y de la de nuestra familia.

Vivimos bajo la tiranía del YO. Yo lo primero y por encima de todo: mi libertad, mi carrera profesional, mi éxito, mi espacio, mi tiempo, mi opinión, mi criterio….y eso necesariamente se da de tortas con la familia

Aquel hombre había subido corriendo a la estación, tres manzanas cuesta arriba, había comprado las dos botellas y nos las había traído corriendo también.

A mi bebé lo tiraron a la basura delante de mí, no hubo ni siquiera contenedor específico para él junto con manos y pies. No hay siquiera un documento de información para los padres explicándoles qué se va a hacer con su bebé muerto o una solicitud de consentimiento. Nada.

Toda elección implica renuncia. Pero una elección libre implica una renuncia alegre. Ésa es la palabrita mágica que se olvida o se esconde: renuncia, libre y con alegría. Lo digo tanto para las mujeres como para los hombres, todos perdemos y ganamos algo con esa renuncia.

Reivindico y celebro la identidad masculina. Y les pido a los hombres que sigan siendo ellos mismos, masculinos, viriles y caballerosos. Que conserven y desarrollen los rasgos que llevan escritos en su naturaleza.