Autores Publicaciones por María Renée Estrada

María Renée Estrada

7 MENSAJES 0 Comentarios
No nacío para hacer una cosa, sino para muchas. Lee, escribe y participa con el objetivo de construir puentes que le transporten a lugares que de otra forma no conocería. La filosofía de Wojtyla es lo suyo. La empatía es la virtud por la que lucha diariamente. Licenciada en Diseño Industrial y magíster en Educación de Valores porque así dicen sus títulos. Consultora, docente universitaria, columnista y fiel defensora de la dignidad humana y los valores occidentales.

Lo más complejo de la problemática en la migración es el velar por el respeto del valor inalienable de la persona humana y conciliarlo con la regulación migratoria, custodiando el cumplimiento de los derechos humanos fundamentales.

Si como católicos decidimos no involucrarnos en política, alguien más tomará esos espacios. Y generalmente serán personas con valores y principios diametralmente opuestos a los nuestros, personas que no tienen como punto de partida la obligación cristiana de hacer el bien.

Actualmente existen dos tendencias fuertes entre los jóvenes con respecto a las relaciones afectivas. Ambos extremos deben ser evitados, ambos extremos denotan la falta de madurez emocional que la juventud vive hoy en día.

En el estado de perfección, los seres humanos no conocíamos nada que estuviera fuera de la bondad del Ser Supremo, nuestro Creador. Transformando nuestro corazón a su estado anterior, su estado natural, el estado al que está llamado desde antes de su creación, es la única y mejor manera de lograrlo.

Uno de los ámbitos en los que más se deben trabajar hoy en día, para empoderar a la familia, es el vínculo de papá y mamá con sus hijos. Cada uno de ellos aporta innumerables beneficios para el desarrollo integral de un niño, y cada uno de estos debe ser fomentado.

Aspirar al verdadero amor (bueno, bello y verdadero) es un anhelo intrínseco de todo ser humano, trabajar por alcanzarlo debe ser cultivado en cada mente y corazón, ya que es imprescindible para la plenitud de la vida.

Defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural es el camino que muchas personas hemos elegido como una de las misiones fundamentales de nuestra vida.