Autores Publicaciones por Nicolás Jouve

Nicolás Jouve

33 MENSAJES 0 Comentarios
Doctor en Biología, Catedrático Emérito de Genética, Presidente de CiViCa, Ciencia, Vida y Cultura. Consultor del Pontificio Consejo de la Familia. Pertenece a diversos comités de Bioética. Autor de varios libros de divulgacón científica y de bioética. Participa en másteres, cursos, conferencias, publicaciones y medios de comunicación.

Tras más de 50 años de estudios no se ha logrado demostrar que los factores biológicos, genes u hormonas, influyan de manera determinante en el desarrollo de la orientación sexual. Los seres humanos nacen con un sexo cromosómico, genético y gonadal normalmente concordantes.

Los embriones obtenidos fuera del seno materno están expuestos a toda una serie de condiciones artificiales, lo que es una fuente potencial de modificaciones epigenéticas. Se aprecia un aumento de casos de neonatos con bajo peso y un aumento de tres a seis veces de los síndromes de Beckwith-Wiedemann, Angelman, retinoblastoma...

En algunos países de latinoamérica se está debatiendo en estos momentos la despenalización del aborto. Es por ello, que conviene desmontar los argumentos a favor y poner el acento en la realidad empírica, ya que el concepto de “vida humana” no tiene nada que ver con convenciones sociales.

El Parlamento portugués acaba de detener la despenalización de la eutanasia y en España esa ley está en la rampa de despegue. Sin embargo, lo que muchos enfermos necesitan son buenas unidades de cuidados paliativos que les eviten sufrir pero no que les maten.

Hoy ya es posible llevar a cabo el estudio del genoma individual por menos de 800 €.

La investigación biomédica ofrece la esperanza de aliviar enfermedades humanas e ir en la dirección de solucionar las enfermedades complejas como el cáncer, pero antes es necesario asegurar que existe un amplio consenso sobre la seguridad que plantean las nuevas aplicaciones.

Solo la maternidad en el seno de una familia natural, de padre, madre e hijos, respeta y garantiza el derecho de los hijos a saber quiénes son sus padres genéticos.

En 1978, el médico Robert Edwards y su colaborador Patrick Steptoe en el Reino Unido, dieron a conocer el nacimiento de la primera “niña probeta”, Louise Joy Brown, en medio de una gran polémica.

Hace más de veinte años el microbiólogo ilicitano Francis Mojica, de la Universidad de Alicante, descubrió que unos microorganismos que habitan en las salinas de Santa Pola, las arqueas de la especie Haloferax mediterranei, poseen en su genoma unas cortas secuencias de ADN repetidas regularmente e interespaciadas, a las que dio el nombre de CRISPR (clustered regularly interspaced short palindromic repeats).