Autores Publicaciones por Nicolás Jouve

Nicolás Jouve

38 MENSAJES 0 Comentarios
Doctor en Biología, Catedrático Emérito de Genética, Presidente de CiViCa, Ciencia, Vida y Cultura. Consultor del Pontificio Consejo de la Familia. Pertenece a diversos comités de Bioética. Autor de varios libros de divulgacón científica y de bioética. Participa en másteres, cursos, conferencias, publicaciones y medios de comunicación.

Hasta ahora el desarrollo del sistema inmunológico en el feto durante el desarrollo humano había sido una incógnita. Pero unas nuevas investigaciones publicadas en Nature han hecho un gran descubrimiento.

La vida humana inicial, embrionaria hasta la octava semana tras la fecundación y fetal a partir de la novena, es invisible al ojo humano al principio, pero no por ello deja de ser la fase probablemente más decisiva desde el punto de la organización biológica del nuevo ser.

Las acciones del hombre sobre la naturaleza se pueden considerar buenas si redundan en beneficio humano y respetan su dignidad. Son igualmente buenas si contribuyen al bienestar de las personas presentes sin comprometer el futuro de la humanidad.

En el ser humano conviven dos realidades de distinta naturaleza, pero indisolublemente unidas, una material y otra espiritual. Precisamente esta es la principal de las diferencias entre el hombre y el resto de seres vivos.

La incidencia del autismo en la poblacion es relativamente baja y afecta 4 veces más a los varones que a las mujeres, si bien todo indica que ha habido un aumento significativo en las últimas décadas, yendo del 4 por 10.000 habitantes de 1950 a 40 a 60 por 10.000 en 2008.

Hay un tipo de enfermedades a las que llamamos “raras”, por darse no más de 5 casos por cada 10.000 personas, que nos conmueven especialmente cuando vemos como millones de familias en el mundo sufren por sus seres queridos, en la mayoría de los casos, sin poder hacer nada por ellos.

La terapia génica, que puede resultar beneficiosa en determinados casos, no es una técnica exenta de riesgos. Algunos pretenden utilizar esta técnica para desarrollar "superhumanos" y no sólo para corregir determinadas expresiones genéticas circunstanciales.

Las pruebas científicas no respaldan la visión de que la orientación sexual es una propiedad innata y biológicamente fija del ser humano (la idea de que los individuos “nacen así”). Esta es la primera de las conclusiones que exponen los Dres. Lawrence S. Mayer y Paul R. McHug.

El catedrático de Genética analiza el importante estudio de The New Atlantis y desde el punto de vista científico afirma que "la respuesta a la pregunta sobre si existe una tendencia innata, genéticamente condicionada, de la orientación sexual, es que no".