Autores Publicaciones por Pedro Fernández Barbadillo

Pedro Fernández Barbadillo

82 MENSAJES 0 Comentarios
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es Lecciones de España, en versión digital: http://www.editorialmanuscritos.com/Lecciones-de-Espana.

Cuando el político está mandando y sucede una catástrofe o bien queda en ridículo, suele recurrir a los ‘sospechosos habituales’. El cambio climático es muy socorrido.

Un actor o una actriz podía decir que votaba a los republicanos o que era anti-comunista sin miedo a represalias por sus opiniones. Había cierta correlación entre la pluralidad política de la sociedad de EEUU y la pluralidad de opiniones en Hollywood.

Las instituciones y organizaciones que tradicionalmente han encuadrado a las derechas –otros dirían que las han estabulado- están perdiendo su influencia. Y no sólo los partidos políticos, sino la prensa, los Estados...

Ha pasado el 1 de octubre, con toda Europa mirando a España. Da igual que no hubiera autorización ni censo electoral; los separatistas han demostrado de lo que son capaces de hacer…

Con motivo de los 100 años de Revolución Rusa, Actuall inicia una serie de reportajes sobre su siniestro legado, que hemos titulado irónicamente: las ‘grandes aportaciones’ del comunismo a la Humanidad: desde la revolución sangrienta de Lenin contra la patria hasta la manipulación de la ciencia, pasando por la delación o el aborto.

Algo hay que agradecerle al filántropo George Soros, y es que se haya fijado en España y en las campañas de HazteOír. Sorprende que alguien tan rico, tan ocupado y tan bondadoso como él preste atención a lo que ocurre en este país.

Cuando el progresista expresa sus ideas, aunque sean para legalizar la pederastia, es libertad de expresión. Cuando lo haces tú, hay que prohibirte hablar porque fomentas el odio.

A ver si lo entienden los timoratos, los de “no demos publicidad a estos chiflados, que es lo que quieren”: la censura y la manipulación de la corrección política no se detienen ante nada.

En el siglo XIX, España se convirtió en un espectáculo patético. La clase dirigente, desde los reyes a las sociedades secretas, recurrió a los golpes de Estado, los cuartelazos, las revueltas y los pronunciamientos para conquistar el poder.