Inicio Autores Publicaciones por Pedro Fernández Barbadillo

Pedro Fernández Barbadillo

46 MENSAJES 0 Comentarios
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).
Carme Forcadell en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

El líder Mimosín: antes la fuga que la cárcel

Otro aguerrido combatiente contra el Régimen del 78 que pone pies en polvorosa cuando le van a mandar a la cárcel. ¡Y van…! Como si las cárceles españolas fueran las ‘chekas’ de los criminales a los que Manuela Carmena quiere honrar como víctimas del franquismo.
En Guipúzcoa, menos del 4% de las personas que hicieron el pasado año el examen de conducir escogieron el vasco.

La ‘fake news’ del euskera como lengua amada por los vascos

En Álava el 28,5% declara usar habitualmente el vascuence, pero sólo un 0,12% de los alaveses que se presentaron al examen de conducir pidieron usarlo. ¡Cuántos españoles cuando salen de casa se comportan como si tuvieran detrás un funcionario para controlar si sus actos y sus dichos se ajustan al discurso dominante!
Las autoridades destapan la escultura de Karl Marx.

De Marx, ni el capital ni el cardenal

El cardenal Marx dice haber leído a Marx y lo considera padre de la Doctrina Social. No es sólo una patada a los millones de víctimas del comunismo, sino a los fieles y sacerdotes que desde el siglo XIX lucharon en favor de las clases más pobres y propusieron alternativas, que han funcionado, como la Economía Social de Mercado.

La manada y los mansos contra los jueces

La izquierda sigue con su campaña de recuperar en la calle los votos perdidos. Primero, con los jubilados y las feministas; ahora, contra el tribunal que ha condenado a la Manada. Lo peligroso es la participación del PP y otros partidos burgueses en el linchamiento. El objetivo de todos ellos es controlar a los jueces.
El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y el de Ciudadanos., Albert Rivera, se estrechan la mano / EFE

El PP debe morir para que reine Rivera

Dentro de los partidos no hay compañeros, sino enemigos. Pero en el PP las luchas internas están siendo tan estúpidas y despiadadas que ya uno se pregunta si se busca su destrucción para permitir que otro partido se haga con el extremo centro.
El Ebro, desbordado a su paso por Zaragoza /EFE

Las ‘posverdades’ de los ecologistas: el Ebro está seco

Greenpeace nos amenazó en 2007 con todo tipo de calamidades para los años siguientes si no hacíamos lo que la ONG decía para frenar el llamado cambio climático: ríos secos, costas inundadas y campos polvorientos. Una década después, el Ebro, en vez de estar seco, rebosa agua.
Obama recibe un jersey de Facebook de manos de Mark Zuckerberg.

Mientras nos enfadamos con Facebook, la NSA nos graba

¿A qué viene el escándalo con el tráfico de datos de Facebook? ¿Es que las tarjetas de crédito no acumulan los mismos? La campaña contra Facebook no pretende la protección de la intimidad de los clientes, sino el control de las redes sociales y el reparto de su publicidad.
Mariano Rajoy y Carles Puigdemont en uno de los encuentros que tuvieron antes del referéndum.

Europa no será más papista que España

El problema no es la casta europea, sino la casta española. No le echemos la culpa de que Puigdemont siga libre a los jueces belgas y alemanes. La primera y mayor responsabilidad es del Gobierno de Rajoy, que le permitió al fugado hacer el referéndum, proclamar la ‘republiqueta’ y escaparse.
Colas interminables de coches en las carreteras españolas con motivo de la Semana Santa en España.

Feliz Semana Santa en la autopista

La construcción de Cosmópolis exige arrasar no sólo con la familia y las naciones, sino también con las tradiciones, el silencio y el reposo. Mover a la gente de un lado a otro y convertir las devociones en espectáculos cuyo interés se valora en ingresos por turismo.