Autores Publicaciones por Rafael Dávila

Rafael Dávila

35 MENSAJES 0 Comentarios
Es general de división en la reserva. Fue ayudante de Campo del Rey Juan Carlos, coronel jefe de la Guardia Real y general jefe de la Brigada de la Legión. Es autor del blog generaldavila.com

La moción de censura llega en un momento en que la economía va mejor, pero todo lo demás, no lo va tanto. Cataluña es un claro ejemplo. No solo de pan vive el hombre, y España está hambrienta de España.

Recientemente se ha producido un gran tumulto medíático por la compra de un chalet. He conocido a varios tenientes generales del Ejército, personas que sufrieron una oposición para entrar en la Academia General Militar. Ninguno de ellos se podía haber comprado ese chalé con su soldada.

No es momento de experimentos. En tiempos de crisis no hacer mudanza. Dejemos los quizá necesarios cambios para otro momento. España vende, España mola, los españoles quieren recuperar España. Hay sed de España.

¿Cree que puede llegar a ser necesaria la intervención de las Fuerzas Armadas? Se repite la pregunta. No tengo la respuesta. Contesto con el peligro que supone el que haya una segunda parte. Esa que empieza dialogando con los golpistas y termina legalizando ese poder ahora al margen de la ley.

Más que golpe de timón lo que hace falta es que alguno abandone el barco antes de que sea demasiado tarde y España se pierda para siempre.

El general Coloma escribe en el blog del general Dávila sobre el anticlericalismo (especialmente anticristiano) de la izquierda española y de sus consecuencias en otros momentos de nuestra historia, como la Guerra Civil.

Frente a "la verdad os hará libres", el cúmulo de mentiras desde los partidos políticos, gobernando o no, por acción o por omisión, y sus corolarios de corrupción y nepotismo ha dejado claro la falta de libertad.

No sé por qué me da que asistimos al hundimiento de la Nación y no veo alcalde o regidor que valga para arrastrar con su bando a los españoles.

El fundador de la Legión, general Millán-Astray no movería un dedo por defender que una calle llevara su nombre. Es más, estoy seguro que lo prohibiría, tajantemente. Lo que no podría, lo que nadie podría ocultar, minimizar o rechazar, es su obra