Economía

Economía

La propiedad privada y la economía de mercado dan lugar a un orden social espontáneo que hace posible, como ningún otro, el bienestar del mayor número posible de seres humanos. Por el contrario, la intervención del Estado, la planificación centralizada de la economía, los impuestos injustos y la colectivización de los contratos producen pobreza para la inmensa mayoría y conducen inevitablemente al autoritarismo político a largo plazo. Cubrimos la regulación de las grandes instituciones económicas, como el mercado, el dinero y el crédito, o los impuestos. Nos apoyamos en la tradición liberal clásica y en el punto de vista de los mejores expertos de hoy para vigilar y mantener a raya la tentación siempre latente del Estado de confiscar cada vez más frutos del esfuerzo de la gente.

Hay varias ideas detrás de estas medidas. La principal, que es la electoralista, es convertir a ciertas personas, perfectamente libres, en rehenes del sexo. Todas estas medidas suponen costes adicionales sobre las empresas. Pero estos costes son asumibles para las grandes; las pequeñas y medianas, no.

A nadie le llama la atención que Francisco no piense punto por punto igual que san Juan Pablo II, por nombrar a dos Papas recientes. Francisco es un pontífice a menudo considerado enemigo del liberalismo y el mercado, pero también ha expresado un inequívoco respaldo a los empresarios.

Cosas que no se pueden incluir en el PIB: la satisfacción de ver crecer a tus hijos y de compartir su tiempo, la posibilidad de educarlos personalmente... Nada de esto, por importante que resulte para cualquier persona, entra en la contabilidad pública.

¿Se ha fijado en que la izquierda, sobre todo los ‘morados’, desdobla los sujetos en femenino y masculino cuando éstos son, según su punto de vista, positivos, como los trabajadores y las trabajadoras, en cambio se desdibuja el femenino cuando se trata de banqueros o empresarios?

En el futuro se recordará a los taxistas como al sereno. Les veremos en las películas como vemos hoy a los arrieros, herradores, peones camineros o deshollinadores. Los abuelos tendrán que explicar a sus hijos qué es eso de “cab driver” que canta un desconocido Lenny Kravitz en un viejo mp3.

No hay firma de peso que no parezca aborrecer con todas sus fuerzas a la derecha, posicionándose en los extremos más progresistas de la guerra cultural. Y aquí viene lo extraño de las nuevas prédicas empresariales: ni siquiera pretenden caer bien a sus clientes.

No solo la época medieval fue un tiempo de importantes adelantos, sino que la base del progreso ulterior se asentó en esa despreciada Edad Media católica. La religión brindó a los europeos no solo un contrapoder frente a los gobernantes sino la continuación de una herencia clásica.

Si la Generalitat ve que cada vez que escupir al Estado a la cara tiene premio, no solo seguirá haciéndolo, sino que pronto pasará a las patadas en la espinilla. Todas las otras autonomías, que se quedan, además, con menos, asisten al espectáculo y toman nota.

Las diferencias en el expolio fiscal a los españoles pueden llegar a ser del 24 por ciento, lo cual deja mucho margen para la competencia entre distintas regiones. Scott Hodge, presidente de la Tax Foundation: “Las regiones con mejores sistemas fiscales son más competitivas".