Economía

Economía

La propiedad privada y la economía de mercado dan lugar a un orden social espontáneo que hace posible, como ningún otro, el bienestar del mayor número posible de seres humanos. Por el contrario, la intervención del Estado, la planificación centralizada de la economía, los impuestos injustos y la colectivización de los contratos producen pobreza para la inmensa mayoría y conducen inevitablemente al autoritarismo político a largo plazo. Cubrimos la regulación de las grandes instituciones económicas, como el mercado, el dinero y el crédito, o los impuestos. Nos apoyamos en la tradición liberal clásica y en el punto de vista de los mejores expertos de hoy para vigilar y mantener a raya la tentación siempre latente del Estado de confiscar cada vez más frutos del esfuerzo de la gente.

Quijotesco porque, como Gary Cooper, el liberal está solo ante el peligro. Solos ante las políticas socialdemócratas, el intervencionismo del Estado, o la corrupción disfrazada de buenismos de partidos políticos y organismos como el Banco Mundial o Naciones Unidas.

El reputado astrofísico Stephen Hawking asegura que la superpoblación y la contminación harán estallar el planeta Tierra. El Population Research Institute rebate, basado en datos científicos, la teoría apocalíptica de la superpoblación alimentada por la ideología neomalthusiana.

Los defensores de la moderna economía de mercado siempre han presumido de poderse desmarcar de tal esquema, y una de dos, o están equivocados o mienten. La doctrina liberal, la presunta sociedad abierta y el capitalismo han desembocado en otro fraude, uno más.

La primera extinción masiva ocurrió por movimientos geológicos internos, que produjeron derretimientos de glaciares. La segunda tuvo como causa las grandes glaciaciones que redujeron las temperaturas y el nivel del mar, la tercera o por un asteroide.

¿Sabía usted que las empresas consideradas favorables al movimiento LGTBI son premiadas por las leyes autonómicas impulsadas por sus lobbies? Bajo la excusa de erradicar la discriminación, se empieza a presionar a las empresas para que favorezcan a determinados grupos minoritarios.

Charles Gave, economista, analista financiero y empresario francés, es católico, y publicó hace unos años un pequeño libro titulado Jesús, el economista desconocido.

El Centro Diego de Covarrubias es un centro de pensamiento sobre economía, religión y libertad conformado por decenas de personas cuyo objetivo es la promoción del liberalismo cristiano que hunde sus raíces en la Escuela de Salamanca del siglo XVI. Para ello se valen de estudios y publicaciones de gran nivel intelectual, necesarios para aclarar conceptos muy manipulados hoy en día.

Cuando yo era un chaval, en las capitales de provincia como Burgos o Logroño había unos enormes carteles en forma de hucha panzuda que se iluminaban por la noche; y los más ingeniosos mostraban una moneda entrando por la ranura. Representaban las cajas de ahorros locales, algunas con nombres tan curiosos como la Caja de Pensiones o el Monte de Piedad.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha denunciado este domingo "la grave profanación" a la Virgen de los Desamparados que, a su juicio, supone la campaña realizada por la asociación Endavant con motivo del Día del Orgullo LGTB,